Nada que festejar

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

La pandemia no ha cesado ni tantito, la Organización Panamericana de la Salud, en su más reciente reporte sitúa a México con repunte de contagios y muertes por Covid19; las estadísticas oficiales en Tamaulipas nos confirman una nueva ola de enfermos y fallecidos por este mal. Estamos como al principio, o quizás peor, por el luto que viven muchas familias o la enfermedad que ahora mismo enfrentan más pacientes en hospitales y en asintomáticos en casa.

 

La movilidad ciudadana forzada por las campañas políticas en días anteriores, presenta estas funestas consecuencias. 

 

Justo cuando se plantea la posibilidad de un regreso paulatino y ordenado a las aulas, cuando más de la mitad de la base laboral de la burocracia ha vuelto a sus oficinas y en la víspera de la celebración del Día del Padre, se encienden de nuevo las alertas, rumores y confirmaciones hablan de que cada vez más victorenses se están contagiando, y parece que la población joven es la que está cayendo ahora ante el virus.

 

A nivel nacional no está vacunada ni el 20 por ciento de la población y aunque ya lo estuviera, los científicos que siguen indagando sobre esta nueva enfermedad, nos urgen a seguir metidos en casa, extremando medidas higiénicas y evitando contacto social.

 

Un escueto mensaje de la Secretaria de Salud en redes sociales conmina a la población a no confiarse y reitera que el Covid sigue activo, sin embargo los comentarios en las redes están sembrando pánico en la comunidad, médicos y enfermeras de los hospitales públicos nos confían un incremento de atención a pacientes contagiados, además de lo que ya trasciende en medios de comunicación que por la lamentable muerte de un trabajador del Congreso Local, se urgió ahí extremar medidas para mitigar contagios.

 

De la misma forma, empleados del sector gubernamental comentan de compañeros enfermos y el estrés que les provoca seguir acudiendo a las oficinas en condiciones de incertidumbre.

 

En este incierto contexto se preparan las festividades del Día del Padre, las ofertas llaman al consumo de alcohol y a la compra de artículos para ellos: relojes, celulares, computadoras, libros y corbatas, nada que ver con el consumo que se busca con la madre: lavadoras, estufas, trapeadores y sartenes; los estereotipos mercantiles bien marcados para seguir ubicando el potencial de hombre como profesional y hasta intelectual, contra el de la mujer, como la dedicada a las labores domésticas y de cuidado familiar.

 

Como sea, se llega su día, por solo vale felicitar a aquellos padres que asumen la paternidad responsable y no los ausentes, lo que cultivan el afecto con sus hijos y no son distantes, los que ejercen su rol de padre responsable, no a los que cómodamente dan “apoyo” a la mujer para que sea ella quien se responsabilice de la familia fraterna.

 

Y sí, como no, vale reconocer y felicitar a las madres, que son padre a la vez, que solas sacan adelantes a sus hijos. Fuera de toda broma.

 

Pero toca seguir en casa, reforzar las medidas sanitarias y salvaguarda la salud, la pandemia no ha terminado.

 

 

Padres huidizos

Por Guadalupe Escobedo Conde

                           

 

Cada tercer domingo del año en México se celebra el Día del Padre, una conmemoración más reciente a la del Día de la Madre y que se festeja con menor intensidad, sin embargo, a fuerza de costumbre social y consumismo va adquiriendo mayor relevancia y quizás sea bueno que también se reconozca la paternidad responsable.

 

Pero de un tiempo a la fecha, toma más fuerza el apelativo de “mamá luchona” y se refiere a las madres solteras, mujeres que ejercen la maternidad solas, sin el acompañamiento de quien las embarazo, sin el compromiso de la pareja que con ella engendró la criatura. Y es una muy mala costumbre, que debe dejar de replicarse, sobre todo en redes sociales, donde comúnmente se denigra a la mujer que decide ser madre, o no tiene otra opción, sin estar en aparejada con un hombre.

 

“La sociedad castiga a las madres solteras, nunca a los padres ausentes” señala la cuenta feminista Ponte Chida Mx.

 

Antes de la pandemia, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2019 de INEGI, reportó a 36.2 millones de mujeres de 16 años y más, como madres de al menos un hijo, de esta cifra cerca del 10 por ciento ejercen la maternidad solas. Esto significa que el diez por ciento de los padres involucrados en la gestación no asumen su responsabilidad, pero la ley obliga a que la mujer si la asuma.

 

De estas víctimas de padres ausentes, el 74.2 por ciento tienen hasta dos hijos, el 26.1 por ciento no tiene instrucción básica completa y apenas el 35 por ciento alcanzó la educación media superior o superior. 7 de cada 10 deben abandonar sus estudios y ponerse a trabajar para sacar adelante a sus hijos. El 26.1 por ciento de las madres solteras insertas en el mercado laboral tienen de 15 a 29 años de edad.

 

En un país donde se fomenta la familia fraternal, donde se venera más al padre que a la madre y se justifica la paternidad ausente, la crítica es despiadada contra quienes deben asumir el rol de madres solteras, además, ellas tienen que enfrentar más obstáculos que cualquier mujer, pues deben desenvolverse en el terreno laboral con la letra escarlata bien puesta en el pecho y la “p” estigmatizada en la frente, a ojos de hombres y mujeres, es un blanco fácil de seducir y de minimizar, para ellos sería sencillo un “acostón” sin consecuencias pues ya debió aprender a cuidarse y para las demás mujeres, algo hizo mal para no tener pareja y estar educando sola al vástago.

 

Las puertas de cualquier iglesia están cerradas para ellas, también plazas laborales pues se prefiere a las solteras, sin hijos, o casadas estables, el crecimiento educativo se aplaza o se anula y debe optar por trabajos con menor salario, pero que les den chance de continuar con la crianza. No es fácil la vida para una madre soltera, por ello, deberían parar las burlas. 

 

Para las madres divorciadas también se hace patente la discriminación en todos los ámbitos, porque decide truncar una relación que debió darle estabilidad, son criticadas y objeto de escarnios debido a que no tiene una pareja que “las defienda”.

 

Islandia es el país número uno en madres solteras, pero allá, la decisión razonada de una maternidad fuera del matrimonio dista mucho de lo que sucede en nuestra nación machista, misógina y chapada a la antigua, aquí da lo mismo que tengas 14,16 o 18 años de edad o estén una edad adulta para decidir, si eres “mamá luchona” los obstáculos sociales serán más, si bien te va, la familia te apoya, sino a la calle a sacar tu vida y la de tu hijo en soledad, un destierro con culpabilidad por una decisión unilateral, seguir adelante con el embarazo y los hijos, pese a la ausencia masculina.

 

Por eso este día del padre, antes de señalar el con dedo acusatorio a las mamás solas, pensemos en ellos, lo que abandonan a las crías sin miramientos de ninguna índole y continúan a salvo de la crítica y denostación, solo por ser hombres.

 

 

 

 

 

 

 

Así no, azules

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

No me refiero aquí ni a políticos, ni al cruz azul, ni a los ángeles azules que surcan las carreteras de Tamaulipas brindando auxilio mecánico a quien lo requiera, me refiero a los cantantes enredados en la polémica virtual, los cumbancheros de Ixtapalapa para el mundo.

 

“Amigo, sabes acabo de conocer una mujer que aún es una niña, sabes tiene los 17 aún, es jovencita y ya es mi novia. Es callada, tímida, inocente tiene la mirada, le tomo la mano y siente algo extraño, la abrazo, me abraza y empieza a temblar, a temblar de miedo diciéndome que nunca había sentido sensación así en su vida, así en su vida”, ahora leamos sin cantar y con lentes violeta bien puestos, claro que la canción compuesta por Jorge Mejía, el creador de los éxitos de los Ángeles Azules, se refiere a una menor de edad que un hombre mayor seduce.

 

Ante la suspicacia de un psicólogo, se abrió en twitter el debate sobre la canción y se pide que no suene más en las fiestas, pero esto popularizó más la tonadilla, y hasta los jóvenes que no la conocían la tararean ya, por lo que la agrupación envió un escueto comunicado con una foto para intentar explicar que se hablaba de unos jóvenes enamorados, ambos aparentando la misma mayoría de edad.

 

Las redes que con un poco de tiempo todo descubren, también dieron cuenta de otras canciones, que hacen referencia a las niñas y adolescentes como objeto del deseo de “chavo rucos”, maduros en plenitud de galantería o “sugar dadys”. “Niña mujer”, “Entrega de amor”, “La hice Llorar” y “El listón de tu pelo”, son otras composiciones “poéticas” para violentar a las más vulnerables, esta última trata de un acoso y abuso del patrón sobre la trabajadora y los videos son explícitos, son del mismo autor que busca romantizar las relaciones de adultos mayores con menores de edad.

 

Las letras no son inocentes y los cantantes tampoco, tuve la oportunidad una noche de fin de año de atestiguar al pie del Ángel de la Independencia, la presentación de Los Ángeles Azules y justo al cantar “17 años” pidieron que subiera una joven del público, pero inmediatamente cambiaron la instrucción al tiempo de declarar que no querían meterse en problemas legales.

 

Y hay mucha tela de donde cortar al definir las letras de las canciones y conocer que nos comunican o nos hacen sentir, habrá quien esté de acuerdo en que no salgan del aire, pero también tienen razón quienes ponen en duda la ingenuidad del autor al hablar de abuso disfrazado de amor, lo interesante aquí, como en todo, es un consumo responsable, entender bien el contexto actual y dejar de emular lo que el viento se llevó, o lo que cantaba José José con su 40 y 20, A Esa, Entre Ella y Tú y muchos temas más que denigran a la mujer, la sitúan inferior al hombre y fomentan la violencia hacia ellas.

 

De todo este enredo musical, me llamó la atención que sea un hombre, el psicólogo Miguel Landa-Blanco quien subiera el tema a discusión y fue tal el bullying tuitero que recibió, que tuvo que cerrar su cuenta. La nación machista se volcó a favor de las tradicionales canciones que romantizan los abusos y violencia contra las féminas.

 

Finalmente, debemos reconocer que debates como estos, son incentivados por la ola feminista que busca defender los derechos de las humanas y visibilizar las problemáticas estructurales que las afectan. Es necesario derribar los estereotipos ancestrales.

 

La sociedad despierta y tiene más conciencia de las palabras. Antes de este hecho, Rubén Albarrán de Café Tacuba decidió sacar de su repertorio la canción Ingrata, que dice “Solo falta que yo quiera lastimarte y humillarte, por eso ahora tendré que obsequiarte un par de balazos para que te duela y aunque estoy triste por ya no tenerte, voy a estar contigo en tu funeral”.

 

Al auto cancelarse, el pachuco escribió en su muro “éramos bien jóvenes cuando se compuso, la canción, y no estábamos sensibilizados con esa problemática como ahora todos sí lo estamos”.

 

Las mujeres ya cambiamos, hombres, cambien también la forma de ambientar su vida.

 

¡PUM!  Andrés

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Periodistas Unidas Mexicanas, PUM, ha recabado 61 denuncias por violencia sexual contra Andrés Roemer, historias de distintas mujeres acosadas, hostigadas, abusadas y violadas por el comunicador, escritor y ex Embajador de Buena Voluntad de la Unesco.

 

Primero fue Itzel, bailarina, escritora y maestra de la Escuela Nacional de Danza de Bellas Artes quien evidenció el modus operandi del intelectual, para acechar, seducir y agredir sexualmente a las mujeres, casi siempre cercanas, afines a su profesión y mucho más jóvenes que él.

 

A esta primera denuncia pública, el agresor hizo frente y salió a redes a dar su versión, incluso pedía disculpas si con su “cortesía” había ofendido a algunas más, decía que entendía los nuevos tiempos para las mujeres y que compondría su conducta. Pero huyó, se fue a Israel y desde allá se ha empeñado en desacreditar la palabra de quienes han decidido hablar en su contra. Nunca más la comodidad de nuestro silencio, postean.

 

El caso judicial sigue su curso y Andrés de nuevo es tendencia internacional debido a que la Fiscal de la CDMX Ernestina Godoy anunció por fin, que México solicita a Israel la detención del implicado con fines de extradición, el objetivo es la aprehensión del acusado para ponerlo a disposición de la justicia mexicana, por lo que se exhortó a que más mujeres que hayan sido víctimas del él a que acudan a poner la denuncia correspondiente.

 

Desde el 2020 que se conoció del caso en los diarios, la colectiva de mujeres periodistas y demás profesionales que trabajan en medios de comunicación siguieron el tema para sustentar más acusaciones contra Andrés. La insistencia de las activistas feministas obliga a las autoridades a dar resultados, aunque se tarden, la justicia debe imperar.

 

PUM, es una asociación que nace en 2018 para visibilizar la violencia de género en el gremio periodístico y reivindicar los derechos humanos de las comunicadoras, están metidas en todos los medios, observando y defendiendo a las mujeres, en este caso, han acompañado a las víctimas a hacer las denuncias públicas.

 

Con un mensaje de sororidad, las periodistas unidas señalan que indigna que hayan violentado sus vidas, sus derechos, su salud física y emocional, y además de publicar sus historias ofrecen una radiografía de los casos perpetradas por el “prestigiado escritor”, los abusos los cometía en mujeres de 18 a 42 años de edad, usaba su poder jerárquico e intimidaba con la sapiencia; del 2002 al 2020 serían los registros de las agresiones. Casi dos décadas cometiendo abusos contra compañeras, empleadas, amigas, conocidas, estudiantes, mujeres que trabajaban con él y que no lograron escapar a las expresiones de violencia que hoy conocemos como “mansplaining” o “gaslighting” y que derivaron, en casi un centenar de violaciones sexuales.

 

Este emblemático caso, como el del cineasta estadounidense Harvey que en 2017 dio origen al #MeToo, deben seguir analizándose para que dejen de ocurrir. Ninguno actúa sólo, alrededor de ellos está la complicidad patriarcal de sus pares, sus amigos, conocidos, jefes, empleados, hermanos, compas, que en algunos casos ayudan para acomodar a las víctimas.

 

Los acosadores, casi siempre tienen el mismo perfil, seducen a sus víctimas desde el empoderamiento masculino, lo hacen porque pueden, se saben impunes, aunque el machismo y misoginia este a la vista de todos, incluso de las mujeres, de ahí el llamado urgente para toda sociedad: Rompe el pacto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gatell y el síndrome de Estocolmo

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Como al América, el Cruz Azul o López Obrador, a Hugo López Gatell se le quiere o se le odia, no es un personaje que sea indiferente a las audiencias y menos a las mexicanas que se volcaron a él cuando salto a la fama a inicios de la pandemia, en confinamiento obligado la conferencia de las tardes que nos proporcionaba información precisa sobre el Coronavirus en México, se fue convirtiendo en una especie de curso online de superación personal, porque una acababa con más entendimiento y paz, dentro del caos sanitario.

 

Los medios de comunicación contribuyeron grandemente a crear el personaje que agrado a las masas, elevo los niveles de espectadores de los medios públicos y se apropió del espacio televisivo como un “talk show” superado en audiencia solo por la mañanera del presidente. 

 

Revistas del corazón fueron tras su historia de amor y derramaron tinta para pintarlo como un científico soltero codiciado, más tarde un “paparazzi” trajo la desilusión, no estaba tan solo, paseaba en las playas acompañado y en plena pandemia, sin protocolos sanitarios. Esto le causo la primera abolladura a su impecable imagen, amén de todas las muertes ocasionadas por el virus y acachadas a una mala estrategia sanitaria. De rock star se convirtió en Dr. muerte.

 

Y desde luego que el funesto conteo de la pandemia confirma que el plan de mitigación del virus no ha sido exitoso, ahora mismo cuando parecía que la vacunación nos sacaría del ostracismo social, vemos que no es así. La pandemia continua y el riesgo es latente.

 

Lo que si se debe reconocer en el epidemiólogo es su pericia para comunicar, conectar con la gente y tener paciencia para medios y el presidente, cosa difícil de combinar.

 

La estrategia comunicativa si tuvo efectos en la población, con las mujeres tuvo especial conexión y son ellas, precisamente, las encargadas por tradición de salvaguardar la salud de la familia, la comunitaria. Asunto que ya debe cambiar, pero el sistema político patriarcal es renuente, baste recordar que el presidente dio la instrucción a las madres y abuelas de cuidar a niños y enfermos en la pandemia.

 

El vocero del gobierno para hacer frente a la desinformación en torno al covid 19, ha estado, desde el 20 de enero, por más de 15 meses al aire en radio, a cuadro en tele y en las primeras planas de la prensa, y se ha vuelto tendencia viral en más de una ocasión por aciertos o desatinos en la conducción de la pandemia.

El último de sus errores se registró esta semana, cuando una periodista les cuestiono sobre la efectividad de la vacuna y entró en crisis sin salir bien salvado del embrollo mediático. Y así se despide, por ahora. Explica que la audiencia ya se cansó, que los reporteros de la fuente están desgastados, que las personas que le ayudan en esta labor también merecen un descanso y que se buscarán nuevas herramientas para seguir comunicado lo más trascendente de la pandemia.

 

¿A dónde va Gattell? Seguramente a descansar, aunque se idealizó como un personaje del escuadrón de la salud, también es humano y merece un receso, desde luego que seguirá los martes en la mañanera, pero debe limpiar su imagen si desea prepararse políticamente para lo que viene, la notoriedad nacional lo coloca en la antesala de los cargos que estarán en juego en la contienda que viene. Además, los enroques que se están dando en el gabinete federal, podrían ubicarlo ya como Secretario de Salud, y quizá por ello sale del aire, de momento.

 

Solo queda reconocer su sapiencia para orientarnos en los días más aciagos de la crisis sanitaria y toca superar el síndrome de Estocolmo que nos provocó, desde que irrumpió en todas las pantallas nacionales, cuando más lo necesitábamos.

Recuento de daños

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Acudimos a las urnas 47.5 millones de personas, esto es 52. 7 por ciento del listado nominal y es la mayor participación ciudadana del siglo en una elección intermedia, que se instaló gracias al trabajo voluntario de 944 mil 10 funcionarios de casillas que lograron abrir el 99.84 por ciento de las casillas, junto a ellos se sentaron 1 millón 123 mil 662 representantes de partidos políticos para cuidar el voto y avalar el cumplimiento de la norma en los comicios.

 

Esta numeraria que presenta el INE, es la forma más clara de explicar que las votaciones las hacemos todos, los que votamos, los que reciben el voto y los representantes de partidos que atestiguan todo el proceso y plasman su rúbrica, es una cadena humana bien aceitada que garantiza la transparencia y certeza de los resultados. Y sí, hay que repetirlo una y otra vez, porque muchos políticos y analistas no lo creen y andan buscando elucidaciones astrales.

 

Lo que sigue ahora es un procedimiento que marca la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, código que por cierto que es emanado del poder legislativo, donde todos los partidos convergen para establecer sus propias reglas del juego electoral, son los políticos lo que establecen las normas y luego le quieren achacar al regulador las inconsistencias legales. En esta jugada lo que sigue es la declaración de validez de las elecciones, la entrega de constancia a los ganadores y los reclamos serán en otra ventanilla.

 

“Los cómputos distritales corresponden a la tercera y última etapa en la que interviene el Instituto. El cómputo distrital de una elección es la suma que realizan los Consejos Distritales, con el acompañamiento de las representaciones de partidos políticos y candidaturas independientes, de los resultados anotados en las actas de escrutinio y cómputo que provienen de las casillas en cada distrito electoral” explica el INE en una tarjeta informativa.  

 

A los inconformes se les detalla que aplica el voto por voto: Cuando no coincidan los resultados del Acta de Escrutinio y Cómputo del expediente de casilla con los resultados del Acta que obre en poder del Consejo Distrital o de los representantes de los partidos políticos. Se detecten alteraciones evidentes en las actas. No exista el Acta de Escrutinio y Cómputo en el expediente. Existan errores o inconsistencias evidentes en los distintos elementos de las actas. El número de votos nulos sea mayor a la diferencia entre los candidatos ubicados en el primero y el segundo lugares de la votación. Todos los votos depositados hayan sido a favor de un mismo partido político. “El recuento de votos es, en muchos casos, el reflejo de una competencia electoral reñida que exige la verificación de los resultados”.

 

Así que no se hagan los inocentes, ni los sorprendidos con los resultados, todos los políticos y partidos conocen bien esta metodología, pues ellos la diseñaron, sin embargo, en un afán protagónico se hacen los desentendidos intentando que la ciudadanía critique al interventor. Pero ni cómo, si la elección es de los ciudadanos.

 

Lo que los personajes y partidos caídos en desgracia deberían estar haciendo ya, es una profunda reflexión interna, sé que muchos ya lo han dicho, pero ninguno hace caso, no traten más de minimizar la voluntad ciudadana. Respeten, sin alharaca, lo que se les dijo en las urnas.

 

En el recuento de los daños, no hay vasos medios llenos o medios vacíos, todos se equivocaron y tanto quienes se desgarran las vestiduras por la derrota como quienes celebran victorias insospechadas, ya conocen el poder del voto, ahora ya saben que nosotros, los votantes no somos los de antes.

 

Son bien maletas los jugadores y le quieren echar la culpa al árbitro.

 

 

 

Que no ganó él, gano ella

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Muchas lecciones quedan por aprender de la elección que aún no acaba, por lo pronto ya se prevé que el movimiento feminista inaugure una nueva era, México tendría por primera vez en la historia seis gobernadoras. Nunca como ahora estuvieron más presentes en las boletas las mujeres, gracias a las reformas paritarias impulsadas desde de la acción civil y legislativa de las feministas.

 

Se perfilan como gobernadoras Lorena Cuellar en Tlaxcala, Maria Eugenia Campos en Chihuahua; en Colima, Indira Vizcaíno; en Baja California, Maria del Pilar Ávila; en Campeche, Layda Sansores y en Guerrero, Evelyn Salgado, aunque esta última muy cuestionada por la forma de arribar al poder gracias a la imposición de su padre.

 

En otro tema en tendencia viral esta la llegada a la gubernatura de Nuevo León de Samuel García, un político de reciente creación que causo más risa que expectativa real durante el proceso, un personaje que se convirtió en “meme” y logró convencer a los regios para sacar de la jugada a varios políticos experimentados y bien arraigados en la clase empresarial de la sultana.

 

Adelante y no detrás de este primitivo político esta su mujer, Mariana Rodríguez una “influencer” y empresaria, que supo sobreponerse a temprana edad a la pérdida de un hijo y se convirtió en la principal promotora de su marido. Una joven que no conoce las corrientes feministas y más bien esta chapada a la antigua, permitiendo que su pareja la maltrate y la utilice para sus fines electorales.

 

Sin los tenis “fosfo, fosfo” que le acarrearon más seguidores en Instagram y en Twitter, sin los mensajes cortos de conexión rápida con los regios y sin la sonrisa esmerada que en todo acto público imprime a sus fotos Mariana, difícilmente Samuel hubiese llegado al poder.

 

El poder femenino que desconoce la “youtuber” la ha catapultado antes que a él en la política, pero lograron hacer una mancuerna perfecta y se ganaron la simpatía de una sociedad que todavía pasa por alto las agresiones verbales a las mujeres, que no les importa ser gobernados por un machista y misógino, si igual a nivel nacional el poder está centrado en un personaje peleado con las feministas.

 

Los regios, como los muchos machos endémicos de todo México, nos dan tremenda lección, sorprendieron por su decisión, pero confirman que pueden hacer empatía con un agresor de mujeres, reconocen como víctima a Mariana, sin embargo, normalizan las conductas que ambos escenificaron a lo largo de la campaña, más allá de “bajas la piernas” y “me case contigo para que fueras mía” está toda la carga comunicativa de traerla siempre atrás, dándole instrucciones, corrigiéndola y utilizando su poder de convocatoria digital.

El imberbe no es tonto, se colgó de la fama de ella y ya más empoderado, quizás sea capaz de conductas más graves, ojalá que no y que le permita tener una vida digna a su lado, pero resulta frustrante ver qué, a ella, como a la Gaviota, la utilizan de ornato.

 

La futura primera dama de Nuevo León tendrá una gran responsabilidad comunicativa, pero seguramente le serán asignados los temas caritativos, los de los niños huérfanos, las familias pobres y las mujeres maltratadas, y al mismo tiempo, como se acostumbra en la elite política patriarcal, será la “princesa” representante para los eventos sociales.

 

Lástima que será un mal ejemplo para muchas más, al perpetuar la imagen de la “gran” mujer, detrás de un “gran” hombre.

 

 

Resaca electoral

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Que fea cruda deben traer muchos, todos perdieron.

En este mismo espacio acoté que todos los ciudadanos ganamos en esta lección, debido a la alta participación de los votantes en una intermedia, a la muy alta responsabilidad de miles de ciudadanos que cuidaron las urnas y al estricto compromiso de las autoridades electorales, sin embargo, los partidos y sus políticos son los grandes perdedores, la realidad se les vuelve a estampar en la cara, a ver si ahora si comprenden la percepción ciudadana.

 

Fallaron, otra vez, las encuestadoras y sus proyecciones, se equivocaron algunos medios al vaticinar preferencias cómodas y erraron los partidos al seleccionar personajes improvisados, o en el peor de los casos, con mucha estela de corrupción tras de sí y desde luego que los políticos en cuestión, los candidatos derrotados, recibieron lo que, a juicio del electorado, se merecen.

 

La mayoría calificada y absoluta la tiene ahora el ciudadano, ejerció un voto tan disímbolo que refleja pluralidad, ahora vendrán muchos estudiosos a analizar el comportamiento de los votantes, habrán de cruzarse opiniones y algunos serán hasta capaz de echar culpas al mismo electorado, pero por muy acuciosos que sean los análisis de los resultados de la contienda, la realidad es irreversible.

 

El electorado demostró a los trabajadores de los medios digitales y de las redes sociales que son muy chistosos para hacer memes, pero que la viralización de sus mensajes no hace mella en las urnas. También quedó claro que agarraran todo, como les dijeron, las playeras, banderitas y mochilas promocionales pero que, frente a la boleta, ellos tienen el poder de la decisión y lo ejercieron.

 

Y hay muchos datos históricos, por vez primera el Congreso de Tamaulipas no será del PRI, ni del PAN, es de Morena; por vez primera en México podrían llegar a la gubernatura 6 mujeres, de las 15 entidades que registraron esta elección, 11 serían para Morena; por vez primera las feministas expresaron la exigencia de justicia en las boletas, y escribieron mensajes por las desaparecidas y los feminicidios.

 

Y contra todo pronóstico, el presidente López Obrador acepto su derrota en CDMX y reconoció le elección nacional, se acabó el enojo que traía contra el INE, de momento.

 

Es inédito, para Tamaulipas, que en las horas posteriores nadie saliera a celebrar en las calles, ni si quiera se manifestaron con inmediatez en las redes sociales. Se sintió una calma tensa, ambos grupos políticos, los ganadores y los perdedores contuvieron la euforia, quizás eso habla de una civilidad con la que van a tener que aprender la nueva gobernanza.

Ahora, tras la confirmación de los resultados y los primeros discursos victoriosos, vendrán de nuevo algunas aves de mal agüero a polemizar con judicializar la elección, algunos derrotados emularan el voto por voto de ya saben quién, mientras que los vencedores tendrán que hacer acopio de humildad, porque la arrogancia también se castiga en las urnas.

 

¿Qué más se perdió? Ah sí, mucho, muchísimo dinero público, nuestro, en campañas disolutas, en candidatos cómicos, personajes de la farándula, en “influencer”, que no influenciaron mucho, y en partidos chiquititos que no aguantaron ni una elección, prerrogativas tiradas a la basura electoral que bien pueden destinarse a resolver problemáticas sociales urgentes.

 

Con todo esto y a pesar de todo, nos quedamos con un buen sabor de boca “La jornada electoral de ayer es lo mejor que le ha ocurrido a nuestro país en este tiempo difícil de pandemia y crisis. Se fortalece la democracia por el enorme compromiso cívico de la ciudadanía. Todos debemos estar orgullosos” posteo el Consejero Ciro Murayama al tiempo de agradecer merecidamente, a todos los trabajadores electorales su labor en las elecciones libres, certeras, autenticas, sin fraude.

 

 

Esta elección la deciden las mujeres

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Vota informada.

La elección más grande de nuestra historia la decidiremos las mujeres, porque además de representar mayoría en la población y el listado nominal, el activismo feminista mueve conciencias sociales como nunca antes y desde la sociedad civil se han armado grupos de observadoras y promotoras del voto, y han presentado un análisis sobre candidatas y candidatos sobre los principales temas que debemos tomar en cuenta para nuestro futuro inmediato.

 

“Las mujeres decidimos en nuestros cuerpos y en las urnas” es la consigna para este 6 de junio. Yndira Sandoval de la colectiva “Las Constituyentes” y “La Observatoria Somos Todas Mx”, sostiene que las mujeres si podemos hacer la diferencia y hace un llamado al voto feminista, sugiere que a nivel local evaluemos los posicionamientos de los candidatos respecto a las problemáticas que enfrentan las mujeres, como el aborto y el PIN Parenatal, y a nivel federal nos dice que es importante conocer las propuestas respecto a los presupuestos que destinarían a las alertas de violencia de género, prevención, detección y erradicación de todas las violencias hacia la mujer y que estas proyecciones sean viables.

 

En redes sociales, la Colectiva “Las Brujas del Mar” mueven el Manual Feminista para las Elecciones 2021, proponen el Hastag Voto por las Mujeres 2021 y animan a compartir hallazgos de las candidatas y candidatos que cumplan con una agenda pensada en beneficio de las mujeres, de igual forma proponen un mapa para vigilar el cumplimiento de las promesas.

 

¿Qué debemos tomar en cuenta las votantes? Los planteamientos de quienes buscan nuestro voto en relación a nuestros derechos sexuales y reproductivos, la paridad y brecha salarial, el trabajo de cuidados y el doméstico, también evaluar sus respuestas respecto a violencia sexual y los feminicidios, y la explotación sexual y reproductiva. Desde luego punto importante es checar las anti boletas, estas publicaciones que las feministas presentan para denunciar públicamente a políticos que tienen cuentas pendientes con la justicia en razón de ser agresores sexuales, deudores alimentarios y presenten o hayan presentado conductas de violencia política de género.

 

Si a estas alturas y en medio de nuestro periodo de reflexión del voto aún tenemos dudas respecto a lo que vamos a decidir, es preciso que sigamos nutriéndonos de datos fidedignos y consultar sitios oficiales para emitir un voto razonado, las páginas electrónicas de: candidaturas.ine.mx y votoinformado.unam.mx muestras fichas importantes de todos los postulados a los puestos de elección popular, en nuestra región en el Facebook del IETAM también podemos acceder a información que nos es útil.

 

Otro tema a tomar en cuenta en estas horas cruciales es el tiempo que por ley nos conceden los partidos políticos para que pensemos el voto, la veda electoral los obliga a callar y bajar toda la propaganda con la que nos bombardearon en meses anteriores, ya no valen alegatos ni confrontaciones. Ya se les acabó su momento y les toca ser responsables y dejarnos reflexionar en paz.

 

Sin embargo, la sociedad mexicana actual están tan polarizada por el propio sistema público, que pareciera que sólo hay polos opuestos, los que aman un partido o personaje o los que lo repudian y eso ha creado un confrontación innecesaria y más ahora, cuando tenemos enfrente la elección más grande de la historia, por ello como ciudadanos debemos mantener la cordura, no contribuir con la desinformación ni la viralización de falsas noticias, hoy es un buen momento para dejar de compartir en grupos de WhatsApp y FB de amigos y familiares, apreciaciones políticas que solo confunden y enfadan más. Que la veda electoral también aplique para los opinadores, sabelotodo y oficiosos de ocasión.

 

Nos llegó la hora, ponte las gafas violetas y sal a votar. Esta elección es feminista.

 

 

 

 

 

Olimpia es real

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Es un pequeño paso para la mujer, pero es un gran paso para la socialización de una nueva forma de interactuar en sociedad en una era que demanda cada vez más la comunicación digital. La ley Olimpia que entró en vigor apenas este 2 de junio y que aún tiene que validarse para homogenizarse en los congresos locales, es ya un reglamento nacional que nace desde un fuerte movimiento feminista que impulsó desde hace 8 años, Olimpia Coral, víctima de violencia digital.

 

Los hechos que motivaron las recientes reformas a la Ley de Acceso de la Mujer a una Vida Libre de Violencia, se registraron en Puebla y desde ahí empezó la batalla, primero para evidenciar la falta y después para exigir a legisladoras un acompañamiento de género que metiera la iniciativa en el congreso y que se luchara hasta alcanzar, la tipificación del delito de la violencia digital y mediática.

 

La activista que impulsó este nuevo decreto, fue de las primeras en compartir en sus redes sociales la publicación del Diario Oficial de la Federación con el anuncio de la entrada en vigor de la reforma que es un camino hacia la justicia, “dijeron que éramos culpables y hoy les demostramos que no es así, que difundir nuestra vida íntima sexual sin consentimiento es un acto de violencia y no somos nosotras quienes debamos de seguir en silencio” posteó.

 

A esta reacción se unieron las redes feministas que desde hace años trabajaban por todos los frentes para conseguir la ley. “Gracias a todas porque cuando una lucha, nos salva a todas” replicó Olimpia al tiempo de aclarar que esto no es la panacea y que aquí la lucha no termina.

 

Para la defensora, incomoda feminista, que le ha dicho a todo México que “nuestros cuerpos no son para la diversión en redes sociales” fue una sorpresa que la nueva ley se etiquetara con su nombre y ha dicho en distintos foros que donde más se batalló para que se entendiera este tema fue precisamente con los legisladores varones, hubo diputados que se negaban a tratar la iniciativa y les decían que no iban a legislar la “putería” de ellas y otros que les preguntaron ¿Entonces, tengo que borrar mis packs?

 

Y es que para muchos lo virtual no era real, en un país donde predomina el machismo y se ha normalizado la exposición y sobre exposición de las mujeres en medios y redes sociales, lo sexual es culpa de ellas, porque como lo explica Olimpia “Se mide nuestra dignidad por la altura de nuestras faldas y el tamaño de nuestros escotes”.

 

La ONU Mujeres documenta que el ciberacoso en México afecta directamente a 9.4 millones de mujeres. Y esto ya se castigará con hasta 6 años de cárcel y multas que alcanzarían los 90 mil pesos.

La reforma a la Ley y al Código Penal Federal, aprobada por el Senado el año pasado, pasará a los congresos estatales para que en 180 días, esto es, a finales de este mismo año realicen sus adecuaciones legislativas.

 

Es delito divulgar, compartir, distribuir y publicar imágenes, videos o audios de contenido sexual sin consentimiento, también lo es grabar, fotografiar, imprimir o elaborar contenido intimo sexual sin autorización y se sanciona la violencia mediática, tipificada como agresión por cuestiones de género a través de un medio de difusión o comunicación.

 

Ahora toca socializar y mucho esta norma para que tanto hombres como mujeres la conozcan y la consideren herramienta legislativa importante para las nuevas relaciones sociales que impone la nueva normalidad.