En Boca de Todos / Otros Datos que sí importan

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, la Organización Mundial de la Salud enfatiza que es para fomentar la autoexploración mamaria, la detección temprana de este mal y el acceso a diagnósticos y tratamientos oportunos y efectivos. Para tal efecto, la sociedad debe derribar tabús o mitos que inhiben a las mujeres tocarse y mirarse al espejo, además el Estado debe destinar más recurso a la prevención y sobre todo a el equipamiento médico que ayude a salvar vidas.

 

Este día, desde la mañanera, muy seguramente, el escenario se torna rosa y quizás inviten a algunas mujeres a contar historias de éxito frente a esta otra emergencia de salud, que el año pasado en México, reportó el fallecimiento de 7 mil 821 mujeres y 58 hombres. El presidente nos dirá que lamenta estas muertes y que “ya sin corrupción” en el sistema de salud, está evitando más males como este.

 

En los otros datos que en verdad importan, el INEGI nos cuenta que en 2020 murieron 97 mil 323 personas por tumores malignos, de estas muertes el 8 por ciento equivale a cáncer de mama.

 

A nivel mundial, este tipo de cáncer fue el de mayor incidencia en 2020, con 2.3 millones de casos nuevos.

 

Tamaulipas se ubica en primer lugar con la tasa más alta de defunción a consecuencia de este mal en mujeres de 20 años y más, le siguen Baja California Sur, Cdmx, Sonora, Coahuila, Chihuahua, Colima y Nuevo León.

 

En la infografía del INEGI, se visualiza que la tasa de mortalidad por cáncer de mama se concentra mayormente en el norte del país, con 17.94 defunciones por cada cien mil mujeres mayores de 20 años.

 

Más allá de colgarse un moño en el traje, iluminar los edificios y pintar sus redes sociales de rosa, lo que los muchos hombres en el poder y las pocas mujeres que están como funcionarias debieran hacer es reorientar las políticas de públicas enfocadas a la salud de las mujeres, atacar el cáncer de la corrupción que sí está bien metido en el sistema de salud y fortalecer la infraestructura hospitalaria e incrementar el personal especializado para una atención de calidad.

 

Faltan unidades de mastografía, faltan campañas de prevención y llegar hasta los lugares más remotos para más pruebas a tiempo. Faltan medicinas en los nosocomios oncológicos. Se necesitan con urgencia atender esta emergencia, que afecta más a las mujeres.

 

En México, nos distraen todo el tiempo con el juego de la política, que unos son corruptos, que otros son iguales, que algunos algún día irán a la cárcel, que otros traen amparo, que lo más seguro es que todo siga igual, y entre tanto, se descuidan acciones que en verdad importan, que pueden salvar vidas.

 

No basta un día, ni un mes, para dar prioridad a la salud de las mujeres.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *