En Boca de Todos / 28S

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

La lucha sigue, aunque México avanza en este tema, aún falta mucho por hacer y hoy 28 de septiembre las feministas mexicanas se unen al Día de Acción Global por el Aborto Legal, Seguro y Accesible, que convoca a la movilización de mujeres en toda América Latina y el Caribe, una acción que data de hace más tres décadas y que busca acabar con la estigmatización y discriminación hacia las mujeres que deciden la interrupción de un embarazo.

 

De nuevo las mujeres toman las calles y la marea verde marcará territorio desde la CDMX, programan una monumental pañoleta verde y convocan también al pañuelazo virtual, esto es, que se porte en el puño el símbolo de la lucha por los derechos reproductivos de las mujeres y se comparta en perfiles de redes sociales con las etiquetas #AbortoLegal y #28S

 

En diferentes entidades del país también se estarán realizando manifestaciones, marchas y pintas verdes, el reclamo será el mismo y aunque la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya sentó un precedente importante para la despenalización del aborto a nivel nacional, faltan aún enmiendas en los legislativos locales y que este sea seguro y sin costo.

 

Además, se exige la liberación de las mujeres que actualmente purgan una condena por aborto en distintas cárceles del país.

 

El día será propicio además para crear conciencia social, sobre un tema que todavía enfrenta cuestionamientos morales y sociales.

 

Para la ONU “criminalizar la interrupción del embarazo es una de las formas más perjudiciales de instrumentalizar y politizar el cuerpo la vida de las mujeres”.

 

Tras reconocer el trabajo de las colectivas, activistas, organizaciones de la sociedad civil, feministas y defensoras de los derechos humanos de las mujeres y niñas en México, para que la SCJN diera este positivo paso, las Agencias de la ONU recordaron que dejar de castigar mujeres por poner fin a un embarazo es una recomendación que de manera reiterada se había hecho al Estado mexicano, por parte de diversos mecanismo internacionales, como el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres.

 

A raíz de este hecho jurídico, ya se habla más del aborto, sobre todo de quienes han vivenciado uno, no se dice mucho de los médicos que lo han venido ejecutando por años en la ilegalidad, o de las curanderas que han lucrado y colocando en alto riesgo a las mujeres que han decidido abortar, menos se dice de los hombres que están directamente involucrados con los embarazos, se sigue juzgando sólo a ellas.

 

En contraparte, deberá legislarse sobre la objeción de conciencia, cuándo el médico, enfermera o practicante se niega a atender a una mujer en su decisión de abortar, por sus creencias religiosas o por prácticas conservadoras en materia de salud pública.

 

Para entender el tema, conviene saber que fue el 28 de septiembre de 1990 después de una movilización feminista en Argentina, que se decretó el día por la despenalización del aborto, ya empuñando el lazo verde. En 2020, Amnistía Internacional reportó que 1 de cada 4 embarazos acabó en aborto. Penalizarlo no lo impedía solo lo hacía más inseguro y clandestino. La Organización Mundial de la Salud da cuenta de 25 millones de abortos inseguros cada año y es la tercera causa de muerte materna.

 

Estudios de género sustentan que impedir a las mujeres y a las niñas el acceso al aborto no hace que dejen de necesitarlo. Restringirlo las obliga a someterse a prácticas inseguras, poniendo en riesgo su vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *