En Boca de Todos / El secreto más oscuro, de los hombres

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Con el título “El Secreto más oscuro”, la actriz Uma Thurman confiesa su aborto en una columna publicada en el Whashington Post, ella narra su experiencia para elevar la voz por las mujeres, porque “estamos juntas en esto”.

 

Luego de la ley restrictiva que se aprobó en Texas este primero de septiembre, invita a reflexión desde su vivencia personal. “Puede que ustedes no estén interesados en las opiniones de una actriz, pero dada esta atrocidad, siento que es mi responsabilidad alzar la voz” así abre el texto que narra como a los 15 años tuvo un embarazo no deseado, de un hombre mayor, cuando estaba empezando su carrera y no tenía una residencia estable ni para ella, asegura que hizo lo correcto, aunque se le “rompió el corazón”. Consultó con su familia y juntos tomaron la decisión que la cambiaría la vida a ella y muy seguramente al hombre mayor.

 

Cuenta que con lujo de detalles su estancia en la clínica, la amabilidad del médico que la atendió, el acompañamiento de una amiga y todo el dolor que sintió “me dolió muchísimo pero no me quejé, había internalizado tanto la vergüenza, que sentí que me merecía ese dolor” pero “elegir no continuar con ese temprano embarazo me permitió crecer y convertirme en la clase de madre que quería y necesitaba ser”. Ahora es madre de 3 hijos, no se arrepiente de su camino y aplaude y apoya a las mujeres, que escogen otras opciones.

 

Aquí en México, la escritora Alma Delia Murillo ha escrito una columna con el título “Predictor”, ella narra su situación, no romántica, sino más bien objetiva “tenía 22 años y para mi estaba claro, no quería ser madre”. Apunta que le tomó 20 años poder articular la razón con esa claridad y cuenta su vivencia luego de la resolución de la Suprema Corte de Justicia a favor de la libertad y los derechos reproductivos de las mujeres que tiene “un alcance inconmensurable”.

 

A partir de estos textos, en más medios y más en las redes sociales comienzan a trascender más historias de mujeres que han decido abortar, cada una con circunstancias diferentes, cada una en situaciones económicas y sociales distintas y muchas, muchísimas, al menos aquí en México en la clandestinidad. A oscuras.

 

Pero el problema de un embarazo no deseado no es sólo de ellas, casi siempre la mujer comparte con su pareja su estado de gravidez, o con quien la haya embarazado, así sea en una violación o en una borrachera, interrumpir la gestación es una decisión que puede tomar sola, pero la mayoría de las veces comparte el dilema. Entonces “el secreto más oscuro” no es sólo de ella.

 

Cuando la sociedad dice “salió embarazada”, como si fuera una lotería, es un tanto para disculpar al hombre y dejar la responsabilidad total a la mujer. Y aunque el aborto tiene muchos matices, puede ser por recomendación médica o por mutuo consentimiento entre la pareja, la mayoría de las veces es la mujer quien decide sola. Y ante esto, el cuestionamiento que plantea Alma Delia es para ellos, ¿Cuántos hombres se han visto beneficiados por una decisión de esta envergadura?

 

Los hombres también se han beneficiado con la decisión de una mujer que les eximió de una carga no deseada, de una concepción que los involucra también a ellos. Los embarazos nunca son obra del espíritu santo.

 

Las mujeres están siendo muy valientes al publicar y contar sus vivencias, pero falta que ellos, den un paso adelante y reconozcan, sin juzgar, que guardan más secretos que cualquiera de nosotras. Muchos más.

 

 “Entonces vino la sangre espesa y en coágulos con su olor a amarillo, una hemorragia, suplemento ferroso, reposo obligado, la culpa también obligada y el alivio espontáneo” cuenta Alma Delia.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *