En Boca de Todos / La arenga de la igualdad

Por Guadalupe Escobedo Conde

                  

Con la boca llena demagogia el presidente incluyó en su versión oral de la celebración de la independencia, el modismo “la igualdad”, así como una frase de moda, una palabra anhelada, un término urgente para la política mexicana, pero se escucho más falso que una moneda de 3 pesos. A su diestra, en el palco nacional, la mujer que le acompaña en la vida pública y privada, que ha sido objeto de más señalamientos que él, sobre su porte, vestido y maquillaje.

Pero más allá del lucimiento personal, la significancia de la nueva arenga nos anuncia lo que esta por venir en el segundo trienio de esta mal trecho sexenio. La igualdad entre personas, que no precisamente busca la equidad sustantiva entre hombres y mujeres.

Generación de la Igualdad, es la denominación de origen que la ONU propone para que niñas y adolescentes avancen en esta vida con mejores oportunidades de desarrollo que sus antecesoras. Con este lema se llama a las naciones a proveer políticas públicas y acciones que nos lleven al cambio. “Apostamos por un cambio que reivindique los derechos de las mujeres y nos acerque a una sociedad igualitaria” postea la ONU.

“Ser joven y no actuar por la igualdad, es una contradicción que frena el progreso, de todas y todos”

La representación importa, nos hace visibles y da ejemplo a las nuevas generaciones, sin embargo, que se nos siga denostando desde el discurso oficial nos arraiga en las costumbres machistas de esta nación. La lucha feminista se topa de nuevo con pared.

Precisamente desde el 15 de septiembre y hasta el 15 de octubre, las naciones de América conmemoran el mes de la democracia, una jornada cívica que desde 2007 se plantea para recordar que este sistema se centra en las personas, para la protección efectiva de los derechos humanos. En esta ocasión se promueve con  el lema “La Democracia Paritaria” y ONU Mujeres sostiene que ¡Sin mujeres no hay democracia!

Es una nueva oportunidad para consolidar una agenda de igualdad sustantiva en las prioridades públicas, para enfrentar los desafíos actuales y componer el rumbo hacia el 2030, que esta ya a la vuelta de la esquina.

Lastima aquí suene tan banal la igualdad.

En un país donde los políticos se han asegurado de ponernos contra las cuerdas, que reconocen la histórica desigualdad de las clases sociales y siguen inermes, donde priva la impunidad e injusticia en los casos de violencia hacia la mujer y siguen sin hacer nada, es poca la esperanza de un futuro promisorio.

Por más que griten libertad, justicia, igualdad junto a los nombres heroicos, sabemos que es solo chantaje emocional.

En este contexto y aprovechando la cumbre CELAC México, Erika Mouynes, canciller de Panamá se los echo en cara “Todos los discursos apoyan el empoderamiento político de las mujeres. Pero, ¿Dónde están esas mujeres? Soy la primera en hablar. Somos apenas tres mujeres en esta mesa, con 36 puestos, acá faltan mas mujeres”.

La región necesita más mujeres en los círculos donde se decide cómo será la sociedad de nuestras hijas e hijos, les ha dicho.

Punto y aparte. Permítanme una nota personal hoy que celebro la vida de Ulises, mi compañero de viaje en la vida, junto a él fortalezco mi aprendizaje feminista y me confirma que sí se puede armonizar la vida en pareja, con amor y desde la igualdad y respeto mutuo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *