En Boca de Todos / 98 por ciento de impunidad

Por Guadalupe Escobedo Conde             

“Nosotras Tenemos Otros Datos”, colectiva feminista que busca hacer visible lo invisible y colocar en la agenda pública la realidad de las mexicanas, presentó el balance del primer semestre del año, sobre violencia contra las mujeres, en un conversatorio virtual con el título “La Insostenible Emergencia Nacional.

 

Para refutar los datos que se presentaron la semana pasada en la mañanera presidencial, las feministas realizan un concienzudo seguimiento de los delitos más graves cometidos por razones de género, como el feminicidio, violencia sexual, violencia familiar, trata y desapariciones.

 

Para la Doctora en derecho, feminista y activista por los derechos de las mujeres, Patricia Olamendi las cifras sobre violencia de género ofrecidas por la titular de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, están muy lejos de ser reales, ya que se sustentan en las denuncias y se sabe que la mayoría de estos delitos no llegan a una oficina pública para demandar justicia.

 

Además, son cifras oficiales que hasta el momento de no han servido de nada, ya que las contabilizan, pero no se plantean estrategias para bajar la incidencia de esos delitos. Lo que si se demuestra es que están muy lejos de garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

 

En los otros datos se nos informa que sólo 8 de cada cien actos de violencia sexual se denuncia, que la violencia doméstica se denuncia demasiado tarde, cuando ya es insostenible y se pasó de golpes leves a agresiones mayúsculas, y que en los delitos por razones de género que, si llegan a denunciarse, sólo 2 de cada cien llegan a una sentencia, quiere decir que el 98 por ciento quedan en la impunidad.

 

Las cifras de terror avizoran un panorama peor para este año que avanza, ya que sí el año pasado se integraron 220 mil carpetas de investigación sobre violencia familiar, en lo que va de este año ya se cuentan casi 130 mil, es un fenómeno delictivo que va creciendo y para el cual no hay estrategia o política pública que, esboce siquiera, la resolución del problema.

 

En el conteo del año pasado, se reportaron 57 mil 490 mujeres víctimas de agresiones, a la mitad de este año el registro de lesiones dolosas va ya en más de 33 mil.

 

Sobre los homicidios culposos, es decir cuando al agresor o su abogado dicen ante la justica que no era su intención matar a la víctima, diariamente se reporta 9, el año pasado ocurrieron 3 mil 136 asesinatos así, sin querer, y a la mitad de este año ya van 610 para ser “no intencional” es un dato muy elevado que debería estudiarse más para cambiar la conducta machista que golpea hasta matar.

 

Del feminicidio que fue legislado en 2012 en todo el país, pero se empieza a capturar como dato duro a partir del 2018, se reconocen el año pasado 948, en lo que va de este van 495. Pero es una cifra que no es real porque gran parte de los asesinatos se siguen clasificando como homicidios dolosos, de estos ocurrieron 2 mil 793 en 2020 y ahora van casi mil 400, lo que prácticamente significa 11 feminicidios diarios, más los 9 dolosos, suman 20 muertes violentas de mujeres al día.

 

Otro dato duro es que la violación y abuso sexual, que es otro delito al alza, pero que también casi no se reporta, no se está tratando como un delito de alto impacto, y debería tomarse en cuenta para poder combatirlo.

 

Con todos estos datos, conviene saber que, vamos a mitad de sexenio federal y no se han delineado metas que bajen las incidencias de este flagelo, las mujeres están solas y cuando deciden pedir ayuda, la justicia les queda mal. Las cifras negras así lo revelan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *