En Boca de Todos / Humor tóxico

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Cuando apenas se ha avanzado un poquitito en el tema de la hípersexualización y denigración de las mujeres en la pantalla televisiva, viene una ola de Tiktokeros y Youtubers que se hacen famosos a costillas de caricaturizar a las mujeres, en un humor misógino disfrazado de comedia.

 

Colocarse una peluca, enfundarse un mandil y agarrar una chancla son los elementos básicos de los “cómicos” nuevos que, imitando la voz femenina, presentan anécdotas ajenas o experiencias vivenciales basadas en la burla de las féminas. Principalmente hacen mofa de las madres, maestras, esposas o novias a las que tildan de gritonas, exageradas, celosas, tóxicas o locas, perpetuando con ese modelo una marcada violencia simbólica y sexista hacia las mujeres.

 

Llama la atención que los personajes de más éxito en las redes sociales por este tipo de actuación, son personas de la comunicad LGBTI, quienes a su vez denuncian discriminación hacia sus preferencias sexuales.

 

Y sí, desde luego que hay muchas mujeres cómicas contando chistes que critican las conductas varoniles, o escenificando historias de ellos y su relación con ellas, sin embargo, son contextos distintos, en México la marcada desigualdad de género ubica a las mujeres como las más vulnerables ante cualquier hecho de violencia.

 

A ellos no se les critica su forma de vestir; no se les acosa y abusa sexualmente, no se les viola al salir borrachos de una cantina; no se les persigue y mata por ser hombres, tampoco son los receptores de violencia doméstica, y mantienen muchos privilegios que el sistema político y social les otorga. Ciertamente que no somos iguales.

 

Y tampoco es que ningún chile les embone, pero las feministas están en alerta porque va creciendo la fábrica del meme con chistecitos misóginos cargados de lenguaje sexista y micro machismos que fomentan la humillación y desvalorización de las mujeres, que se constituyen como formas sutiles e invisibles del iceberg de la violencia de género.

 

La “comedia” que inunda las redes sociales naturaliza el odio hacia las mujeres, y a veces los personajes que las humillan también son presentados por cómicas que se apropian del género para burlase de algunas las conductas femeninas.

 

“Humillar a quienes históricamente hemos sido humilladas no es comedia, es violencia” escribieron en su muro un grupo de jóvenes que se reúnen en la colectiva “Poesía de morras” y han puesto el dedo en la llaga, para denunciar públicamente estas actuaciones virales. Sugieren que dejemos de consumir y compartir esos contenidos y les apliquemos la cultura de la cancelación, esta medida que está tomando fuerza mundialmente para dejar de promover acciones anti sociales.

 

Desde luego que hay otra corriente que apela a la libertad de expresión y se ríe mucho de la desgracia del prójimo, de las burlas a los homosexuales, a los gordos, a los indígenas, a la gente morena, a los pobres y a los chairos o fífis, pero hasta para hacer comedia se debe razonar siempre, lo que por generaciones vimos en la tele y ahora vemos en las redes, son estereotipos misóginos que ya no nos dan risa, dan miedo por el alcance que tienen y propician la mala formación de las nuevas generaciones.

 

En serio, paren ya de ridiculizar, humillar y agredir a las mujeres y hacer creer que todo es un juego que divierte a todos. La comedia misógina es otra forma de violencia simbólica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *