En Boca de Todos / Un domingo cualquiera

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

No soy ajena a los problemas de política que mantienen convulsa nuestra realidad, justo a un mes de la elección más grande de nuestra historia. Tamaulipas vive momentos aciagos, de incertidumbre institucional, una guerra sin cuartel entre los poderes, sin embargo y pese al ambiente de desinformación e infodemia que empeora este contexto, la ciudadanía se mueve, participa y es activa en pro de su comunidad.

 

Este fin de semana empezaron los simulacros y prácticas del ejercicio de la votación del muy cercano 6 de junio. Tuve la oportunidad de atestiguar dos de estos actos ciudadanos organizados por el INE. En ambos, la puntualidad y compromiso de los trabajadores electorales y de igual manera, de los ciudadanos insaculados permiten establecer que el día de la elección será una gran fiesta cívica y los protagonistas no serán ni los candidatos, ni los políticos, son ellos, los ciudadanos preocupados y ocupados por la democracia.

 

Los simulacros se realizan para explicar hasta el más mínimo detalle la organización funcionamiento de cada casilla, con su presidente, secretario y escrutadores, todos son parte de un engranaje que posibilita la acción del voto, sin ellos no sería posible, que desde las 8 de la mañana y hasta las 6 de la tarde este puesta la mesa para que todos acudamos a sufragar.

 

Los ciudadanos que se preparan para ese día toman nota y hacen preguntas a los capacitadores y supervisores electorales, con parsimonia preparan las urnas, acomodan las boletas, abren la casilla, siguen a pie de puntilla el proceso para luego cerrar la votación, contar votos, llenar reportes e integrar la caja que será enviada para su escrutinio a los consejos. Todos, mujeres y hombres, jóvenes y adultos aceptaron voluntariamente la invitación para estar en casilla y se están preparando con todos los protocolos que garantizan el éxito, porque está en sus manos la jornada comicial.

 

Quizás este fin de semana dejaron de ir a la iglesia, al partido de futbol llanero, al cine o a Tamatán, y lo volverán a hacer el domingo, día de la votación.

 

Todos se conocen entre sí, son vecinos, compadres, familias de una misma colonia, se sienten en confianza y con sus capacitadores electorales hacen equipo, tienen grupos de WhatsApp para aclarar dudas y estar en permanente contacto de aquí hasta el día de la votación, mientras asisten al ensayo y al termino de este conviven, comparten algunos snacks y refuerzan la cordialidad entre ciudadanos, todos haciendo ciudadanía.

 

El Consejero Electoral Ulises Brito Aguilar, acompaña y orienta a los capacitadores en uno de los tantos simulacros que se desarrollan en escuelas y domicilios que abrirán sus puertas para el día de la elección. El personal del INE, en su mayoría jóvenes contratados mediante convocatoria para el actual proceso, son diligentes y pacientes con todos los funcionarios de casillas, hacen sinergia con ellos y añaden protocolos a su función, seguimos en pandemia y los nuevos lineamientos obligan a la sana distancia, el uso de obligatorio del cubre bocas y el gel antibacterial al ingresar a la casilla.

 

En otro lado de la ciudad, la promotora cultural Nora Ileana Esparza Mandujano da inicio a la jornada cultural “Palabras en el mundo”, que se desarrolla en todo mayo, hasta donde llegan escritores y poetas tamaulipecos para acercar sus letras hasta las puertas de la casa de niños, jóvenes y padres de familia que se arriman al punto del encuentro y se enriquecen con la cultura.

Los ciudadanos también dejaron de hacer sus cosas de fin de semana, para hacerse al arte, y escuchan poemas, textos y canciones y los niños se maravillan con los títeres y las Estrellas de Mazapán, revista cultura que fomenta la lectura de autores tamaulipecos.

 

Con la participación de escritores y promotores de cultura como Juan Guerrero Zorrilla, Eduardo Vargas, Laura Puente, Ricardo Zárate y Ricardo “hilos”, el de las marionetas, se realiza el primero de los eventos culturales que se enmarcan en este festival internacional, donde Cd. Victoria destaca como sede.

 

Por momentos el bullicio de la política cesa, en rincones muy adentro de la sociedad, la acción cívica y el arte, nos salva.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *