En Boca de Todos / Mujeres cambian la política

Por Guadalupe Escobedo Conde

La paridad en todo, se trata de que las mujeres se postulen para cualquier cargo de gobierno en un ambiente adecuado para ejercer el poder y en un entorno libre de violencia de género, así lo ha explicado la Consejera del INE Carla Humphrey al recordarnos que en esta elección, la más grande de nuestra historia se disputan más de 21 mil cargos y de esos, 10 mil 684 corresponden ya a candidaturas de mujeres.

 

En Tamaulipas, la Consejera Nohemí Arguello, presidenta de la Comisión de Género del IETAM insiste en socializar las nuevas leyes que amparan a las políticas en su ejercicio público, se ha buscado sensibilizar a los contendientes y a las candidatas para que conozcan estos derechos y que todos en un ambiente de civilidad respeten el nuevo marco jurídico que se aplicará por vez primera en este 2021.

 

Sin embargo, algunos candidatos, como hemos visto en el caso de Zacatecas y Guerrero, intentan a toda costa ser omisos ante las nuevas reglas del juego.

 

En Tamaulipas, también se está buscando la paridad en todo, y en Victoria, por ejemplo, podemos ver contender por la alcaldía a Pilar Gómez del PAN, Gaby Millá del Verde, Gloria Nelly Pérez del PES, Blanca Anzaldúa del Fuerza por México y como independiente Mónica Margot de León, es la primera ocasión que para la capital tamaulipeca se postulan 5 mujeres, y de ganar una de ellas, sería la primera ocasión que Victoria tenga una alcaldesa por elección.

 

Desde luego que en este intento político, quien ya trae oficio y experiencia, además de que la acompaña una estructura partidista organizada, es la candidata del blanquiazul, victorense por elección, ya que desde 2008 decidió instalarse en esta capital.

 

Contrario a sus contrincantes varones, para la edil con licencia, esta ciudad le representa todo un reto, lo es para cualquiera que llega a avecindarse aquí, debido a que el círculo social y político que se ha arraigado en la gobernanza es como un club de Tobi, entre ellos se definen políticas y entre ellos se pasan la estafeta del poder local.

 

Para Pilar Gómez, “los victorenses de toda la vida, los que conocen la problemática social, de toda la vida” han sido omisos ante las necesidades apremiantes del resto de los victorenses, en sus recorridos casa por casa recoge el sentir de la población que no ha sido atendida.

 

 

Y a la vista de todos está que en los últimos treinta años, no ha hubo un alcalde que apagará la sed de justicia y del vital líquido en nuestra comunidad. Ninguno ha entregado buenas cuentas a la ciudadanía y por lustros, la oficina del 17 hidalgo, sólo les ha servido para acrecentar intereses personales, del grupo selecto de hombres empoderados que trienio tras trienio se han servido sin compadecerse de sus representados.

 

La política mexicana es machista y misógina, las evidencias saltan a la vista, y aunque la corrupción, no tiene género, se da más en los círculos políticos que arman los hombres, quizás por eso en la percepción ciudadana las mujeres infunden confianza, son más honestas, mejores administradoras y, sobre todo, crean más empatía con los vulnerables.

 

Hoy la obligada paridad política, que surge desde la colectividad feminista, les da la oportunidad de demostrar que ya es tiempo de mujeres en la gobernanza.

 

 “Cuando una mujer entra en la política cambia la mujer, pero cuando muchas mujeres entran en política cambia la política” ha dicho Michel Bachelet desde la ONU.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *