En Boca de Todos / Obnubilado

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

No, no dedicaré este texto al descubrimiento de la semana en la política nacional, el BOA, que en su presentación oficial, el presidente presumió como una especie de “compló” en su contra, con una estrategia muy bien organizada que pretende desestabilizar su mandato bajo el título “Rescatemos a México”.

¿Cómo llegó a sus manos este documento “confidencial”? Dice que el pueblo bueno y sabio se lo hizo llegar para advertirle del daño que le quiere causar el Bloque Opositor Amplio, y revela nombres de periodistas, escritores, filósofos, políticos e “influencers”. Ya tocará el turno de cada uno de poner los puntos sobre las “ies” en el filtrado proyecto, mientras la víctima pide al país serenarse, porque parece que hay un concurso para ver quien le golpea más fuerte y de forma más majadera, pero eso “ni a la gente le gusta, se obnubilan”, ha dicho.

A estos datos filtrados, a esta realidad alterna, si le hace caso, no así a la contra campaña que le mandan las colectivas feministas para que deje de negar las cifras reales de la violencia de género, para que retiren de redes y medios esa modita reciclada de “Cuenta hasta diez”.

Obnubilado el presidente no oye ni ve lo que las defensoras de los derechos humanos de las mujeres en este país le solicitan a gritos, en las “benditas” redes sociales le mandan mensajes que no le llegan; esta ocasión corrigen la plana a la campaña federal que busca, sin éxito, frenar la violencia contra la mujer.

“Si se trata de contar”, le cuentan las deficiencias a las políticas actuales y le detallan uno a uno, las malas estrategias que no están funcionando, así como el texto ese del “BOA”, pero mejor estructurado, le presentan un plan y se proyectan mejores decisiones para salvaguardar la integridad de la población vulnerable.

Pero el feminismo no vende, aunque si vota.

Desde la Red Nacional de Refugios se cuenta que la campaña es: 1) Clasista y evidencia el desconocimiento del gobierno sobre las causas de la violencia hacia la mujer; 2) Invisibiliza el delito y omite la responsabilidad del agresor; 3) No promueve la justicia; 4) Hace analogía de la paz con pañuelo blanco, pero no se garantiza la seguridad en un país donde ocurren 11 feminicidios diarios; 5) Colocan el mensaje de “te escuchamos, te creemos” pero el presidente señala de mentirosas a las que llaman al 911.

En los puntos del seis al diez, las estudiosas de las leyes y políticas públicas, relatan que con esa campaña, el gobierno evade la responsabilidad en la prevención, atención y eliminación de la violencia hacia la mujer; nos recuerdan que las mujeres que van a refugios lo hacen porque muchas veces no fueron atendidas por una instancia institucional; indican que por el Covid se ha reducido

la atención integral a la mujer; e insisten en que el 911, como la única línea de ayuda, no ayuda mucho. Además remarcan que estos mensajes que pueden confundir a la población, están totalmente alejados de la realidad, ya que una mujer en peligro ni tiene forma, ni tiempo, para llamar a una amiga o pedirle al agresor que cuente hasta diez.

Las mujeres no obtienen respuestas, sin embargo los mensajes sin remitente (cuyo origen y autenticidad desconocen) si les incomodan, les mueven la agenda y les obligan a defenderse hasta de monstros imaginarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *