Evalúan impacto negativo de biocombustibles en zonas rurales

El uso de combustibles orgánicos en las zonas rurales de nuestro país es una acción común, pues la biomasa es la fuente de energía más antigua utilizada por las personas, ya que constituye una de las principales fuentes de energía renovable.

Es por esto que la investigadora de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, Bárbara Macías Hernández, realiza una evaluación de los tipos de maderas utilizadas por los pobladores del ejido La Marcela del Municipio de Miquihuana, con el objetivo de conocer la mejor opción para mantener una calidad de vida saludable de las familias que habitan las comunidades rurales.

La Doctora Bárbara Macías señaló que uno de los principales problemas de la comunidad estudiada es el impacto negativo de los biocombustibles en los hogares y por ende, la repercusión en la salud de los usuarios.

Asimismo explicó que la naturaleza del trabajo les permite analizar otros aspectos como la actividad forestal y el uso indiscriminado de los recursos, mismo que también se lleva a cabo en la UAT.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *