Defensa personal

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                               Defensa personal

 

Primero en metrópolis como CDMX, Monterrey o Guadalajara, ahora en ciudades de baja población, hay publicidad en gimnasios o centros deportivos donde invitan a las mujeres a prepararse físicamente en defensa personal, técnicas de occidente y oriente para hacerse fuertes y vencer la corpulencia masculina ante cualquier ataque de violencia, intento de secuestro, abuso físico, violación o robo común.

 

Cada vez es más común que las mujeres le entren al Boxeo, Karate, Kick boxing, Muay Thai y Tai Chi porque dicen, mejora la resistencia, fuerza, flexibilidad y agilidad, que nos prepara para estar alerta ante cualquier intento de violencia en contra. Ante las convulsas sociedades que doy vivimos, quizás sí sean tiempos de prepararnos para el combate, en defensa personal.

 

Sin embargo, estas técnicas de moda, que desde luego también sirven para cuidar la salud y están dirigidas a fortalecer el físico y la mente de las combatientes, ayudan poco en el real empoderamiento femenino, desde el punto de vista de la defensa de sus derechos humanos.

 

Lo bueno de la oferta deportiva que crece para las mujeres, es que cada vez se abren más campos y disciplinas a la participación femenina, antes, algunos de estos deportes estaban diseñados solo para los hombres. En este esfuerzo vamos bien por lograr que los movimientos femeninos como los del futbol, visibilicen la situación de las mujeres en la cancha.

 

Es como quiera muy lamentable que lleguemos al punto de ponernos los guantes para estar preparadas y responder ante las violencias físicas machistas, como sea los otros golpes, los que más duelen, son los que no dejan huella física, sino psicológica y para esos aún hay pocos gimnasios.

 

En vez de derribar conductas misóginas y machistas que llevan al varón a agredir a una mujer, estamos siendo preparadas para defendernos; en vez de armonizar la sociedad para el respeto de los derechos humanos por igual, tenemos que aprender técnicas para ponernos al tú por tú con los agresores; en vez de avanzar por espacios libres de violencia física, debemos estar en alerta constante, cuidar por donde andamos y estar listas para devolver el golpe.

 

En acciones del desarrollo humano integral los movimientos sociales actuales nos llaman a fomentar una educación más humanista, con más información sobre nuestros derechos y el respeto hacia nuestros semejantes, y no se trata de poner la otra mejilla por cada golpe, pero si de estar reflexionando sobre cómo generar más espacios de paz y no de agresión, claro que estas técnicas, algunas milenarias, siempre serán necesarias para mantener el equilibrio del cuerpo y la mente.

 

 

 

 

 

 

 

Todos somos Margarito

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                                           Todos somos Margarito

 

Si algo tiene la televisión mexicana es que nos retrata con atemporalidad, exactitud y buen humor, como para darnos palmaditas en la espalda y ánimo, como cariñitos a los perros. Así nos presentaron un personaje que llegó para quedarse en el gusto popular, creo empatía con todos y brotó la ternurita que todos tenemos dentro, Margarito, célebre por su rostro esperanzador, de inocencia personalidad y candidez al actuar, es aún recordado con mucho cariño y lastima.

 

“Lastima Margarito” era la frase final del programa cómico que se reía de las ilusiones de los aficionados a los programas de concursos, incentivados por las mismas televisoras hasta ahora. Bueno, pues hoy todos somos Margarito, el vendedor de ilusiones nos pone en el aparador un avión presidencial, que puede ser nuestro por tan sólo 500 pesos el cachito, que sí somos buenos y colaboramos con la causa, además de participar en la rifa estaremos beneficiando a muchos enfermos porque el dinero del sorteo podría ir a parar a los hospitales, los más necesitados, donde muchos Margaritos han muerto por la indolencia de las autoridades pasadas que no atendieron el bien el changarro.

 

El avión que compró Calderón, que tuneo Peña y que no quiere volar López Obrador, tuvo un costo original de 218 millones pesos, su valor actual es de 130 millones, y es de pronto casi responsabilidad nuestra, ¿Que vamos a hacer si nos lo sacamos?

 

Y como los mexicanos nos pintamos solos para eso de la improvisación y arreglos domésticos, luego luego nos asaltaron las ideas, si nos lo sacamos lo hacemos hotel, uber aéreo, taxi para la raza y compañeros de trabajo, nos baños ahí dentro, no quedamos a vivir en él o de plano lo usamos como lo que es, un avión presidencial y nos ponemos a viajar con glamour político. Pero tanta felicidad no puede durar mucho, también están los bemoles, donde lo vamos a estacionar, donde lo emplacamos, como lo manejamos y como le llenamos el tanque. Puras alegorías mentales.

 

Lo bueno, que del inmarcesible humorismo mexicano, siempre nos rescata la conciencia y nos obliga de inmediato a poner los pies en la tierra y atajar los sueños guajiros de andar queriendo volar muy alto. Ese mismo día que nos despertaban con la idea de un fabuloso sorteo nacional, al caer la noche nos aclaraban que no era posible tan espectacular ocurrencia presidencial, cuestiones de hacienda, de facturas y dinero imposibilitan que uno sea millonario.

 

Una vez aclarado el punto quedan cuatro opciones para deshacerse del problemita, venderlo, rentarlo, traspasarlo a Estados Unidos o hasta ofrecerlo en partes, pero en ninguna va implícita la voluntad popular. Terminado el mal chiste, a otra cosa mariposa y esperar la pauta política para agarrar otro avión que evade la realidad.

 

 

 

 

“Eso sí calienta”

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                               “Eso sí calienta”

 

Cuando baja el rating de las mañaneras presidenciales la estrategia de comunicación cambia, salen de escena los comodines de los medios digitales que alaban al orador y entran figuras periodísticas de talla internacional, esta semana toco el turno al de “los otros datos”, Ramos, de cadena hispanoamericana regreso a la sala de palacio nacional, pero a pedir respuestas a preguntas más suavecitas.

 

Hoy no hubo encontronazo, fue como un reencuentro de amigos, primero el aviso del periodista en sus redes sociales para crear la expectativa mediática, luego la intervención en primera fila, con una relatoría de hechos ya bien ensayada por muchos, por qué no funciona la estrategia de seguridad nacional, por qué no cambiar el rumbo, hacer enroques en los cargos de primer nivel del gabinete de seguridad, fueron sugerencias más que preguntas planteadas por el periodista.

Y como se esperaba, la respuesta fue suavecita, empezando con el silogismo “eso si calienta” acompañado de la sonrisa socarrona de López Obrador que enfada a muchos, luego el apoyo multimedia para presentar los otros datos, los oficiales, y la promesa al comunicador de solucionar “pronto” la problemática que tanto nos aqueja a todos, la seguridad nacional. Será tan pronto como llegue otro primero de diciembre, el de este 2020, el nuevo plazo marcado por el presidente para que funcione su estrategia.

 

En redes también corrió la miel entre el representante de la prensa y del poder, “lo primero que tengo que reconocer es el acceso de la prensa con el presidente, esto –una conferencia de prensa diaria- no curre en ningún otro país. La de hoy duró más de 2 horas. Otros periodistas deberían aprovecharlo” posteo el inmigrante, periodista y conductor de noticieros.

 

Además, a este tren de memes, dimes y diretes se subió Epigmenio Ibarra, documentalista, defensor de la política de la 4T y colaborador en televisión nacional, presentó un análisis para refutar a Ramos, lo titulo “al viejo régimen no le conviene que en México cesen la violencia y la corrupción”, luego lo tuiteo para incentivar la comunicación digital y resaltar que no está de acuerdo con el planteamiento del distinguido invitado a la conferencia de prensa, “los 30 millones de votos alcanzaron para sacar a criminales y corruptos de palacio, pero no para destruir al régimen”

 

En la misma red y con la velocidad que dan los tuits y retuits, Ramos contestó la cortesía y le reitero la amistad de décadas a Epigmenio.

 

Fin del comunicado. Está claro que son otros tiempos de comunicación política en México, con apoyo de los medios emergentes y estrategias digitales. Sin embargo las viejas prácticas de demagogia están tan ensayadas y enraizadas en el sistema público de información, que las audiencias solo quedan como espectador de otro gran show, se nos entregan tantos datos efímeros y a modo, que nos hacen pensar que vivimos tiempos con más información en nuestro poder, pero no son más que espejismos que nos entretienen, y ya ni sirven para elevar el buen humor social.

 

 

 

 

Nos dan el avión

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Nos dan el avión

 

Hoy deberíamos estar atendiendo con urgencia dos temas importantes para la vida en México: la salud y la seguridad de niños en las escuelas, pero nos dan el avión, el debate que se inició por el INSABI y la operación mochila, se pierde en la frivolidad sobre lo que vamos a hacer con la aeronave presidencial, que de venderse, cuanto nos va a tocar y cuanto es lo que ya se perdió por estar estacionada en suelo norteamericano.

 

Los paños menores del Gerardo Fernández Noroña en su baño de pueblo en twitter, no fue suficiente distractor para la opinión pública, de pronto sale el gobierno de la 4T con la confirmación, de lo que era ya un secreto a voces, el avión que no se ha vendido regresará para colocarlo en renta o subasta.

 

Otra promesa de campaña incumplida por el presidente, que no debería darnos gusto, sino preocuparnos.

 

Hoy con el análisis del tiempo andando en un año, sabemos que las palabras se las lleva el viento y que la palabra empeñada del presidente no tiene valía sino se acompaña de acciones en concreto, hasta ahora las buenas intenciones no dan calma a los más necesitados y enfermos, para colmo las tragedias que sacuden al país nos recuerdan que el verbo nos aleja de lo sustantivo

 

Y mientras el país se detiene en la política que se marca desde palacio nacional, los colectivos feministas no quitan el dedo del renglón, ahora son representantes de 20 universidades del país que publican una serie de propuestas estructurales para frenar los casos de violencia contra las mujeres en entornos académicos y de investigación, piden parar la simulación de atención a las mujeres.

 

Son estudiantes, maestras e investigadoras que al concluir el Cuarto Encuentro de Discusión y Análisis de Estrategias e Intervención a la Violencia por Motivos de Género en las Instituciones de Educación Superior, proponen un registro nacional de las mujeres violentadas en las universidades.

 

La exigencia feminista va desde otras formas para la reparación del daño a las víctimas, protocolos y reglamentos para detener estas violencias, más campañas de difusión para la prevención de las agresiones en toda la comunidad universitaria y que se “evite la simulación institucional”.

 

El nuevo manifiesto feminista que se emite desde la academia pide también que el CONACYT, ANUIES e instituciones de educación superior presenten un programa nacional real y estructurado, para transparentar sobre el financiamiento y las acciones dedicadas a atender a las víctimas de violencia de género.

Por lo demás, el avión, es lo de menos. Para que mirar al cielo, mejor plantemos los pies en la tierra y atendamos los tantos problemas sociales.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pibonexia: la suerte de las feas

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Pibonexia: la suerte de las feas

 

¿Cuantas fotos te has tomado el día de hoy? ¿Cuantas subiste ya redes? ¿Cuántos filtros aplicaste? Está bien padre, salir más delgada, sin tanto cachete, de tez más clara, con sonrisa coqueta y hasta con cinturita y atributos sexuales mejores a los que en realidad poseemos. Pero cuidado, lo que se hace para lucir más guapa en la red ya tiene nombre, y bien raro, como la misma circunstancia: Pibonexia.

 

La palabra que etiqueta a las personas que tanto resaltan la belleza al autorretratarse, que abusan de los filtros, que se sienten que este mundo no los merece y sé creen lo que publican, la acuño la española Susi Caramelo, famosa por sus entrevistas, reportajes y chistes para el programa “Las Que Faltaban” de una televisora que presenta un late night show con puras mujeres. Pero no es cosa de broma y tampoco es asunto solo de mujeres, aunque sí se reconoce que ellas caen más fácilmente en esta trampa de ilusiones en redes.

 

Este nuevo fenómeno social que adquiere más connotación con la generación millennials, ya es estudiado seriamente por sociólogos, académicos y psicólogos, que nos advierten del riesgo de las conductas que nos llevan a distorsionar la realidad. Algunos medios tradicionales ya lo definen como el trastorno que aparece cuando el amor propio, el ego, narcisismo y autoestima se nos sale de control.

 

Las personas que abusan de los filtros, deforman su propia personalidad por la necesidad de alcanzar más “me gusta”, compartir imágenes como competición de cuento, casi preguntando a la red “espejito de selfies quien es la más bonita”, luego les es difícil detenerse y aceptarse como son, lo que conlleva a la frustración y el enojo.

 

El modismo de España, que rápidamente y por redes se divulga en todo el globo,  es un trastorno que aún no tiene diagnóstico médico, pero coloca en la agenda mediática la urgencia para atenderlo como un problema mundial, que no es exclusivo de los más jóvenes, que ataca como virus sin distinción de género, posición económica o nivel de estudios. Esta conducta puede llevar a la dismorfofobia o trastorno dismórfico corporal, que en términos clínicos describe a las personas obsesionadas con su apariencia física.

 

“Pibón” es un regionalismo español que describe a los más guapos y de ahí el silogismo para la manía de aparentar ser bella, aunque sea solo por fuera.

 

 

 

 

 

 

Operación conciencia colectiva

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                                           Operación conciencia colectiva

 

Recién termina lo que muchos podemos considerar como un periodo de reflexión, unidad familiar, unión en comunidad, tiempo en que por lo general sale lo mejor de nosotros, los buenos deseos y nuevos propósitos, sin embargo la armonía social se desvanece con tragedias que enlutan a toda la nación, no es un hecho aislado o daño colateral, es un suceso que nos responsabiliza a todos como sociedad.

 

Dos armas, nueve disparos, en manos de un menor, tampoco es la primera ocasión que un estruendo de esa naturaleza nos llama a hacer conciencia, hace dos años, similares acontecimientos nos estremecieron desde Monterrey, ahora Torreón, ambas localidades muy cercana a la frontera estadounidense, donde se reportan hechos de esa magnitud a menudo. Enseguida llegaron las justificaciones públicas, las opiniones y el juicio colectivo, una muchedumbre con el dedo acusador apunta a un videojuego, otros sugieren que fue producto de una familia fracturada por el deceso de la madre, la ausencia del padre y la protección de los abuelos, lo que sea, las culpabilidades se reparten, pero no se asume la responsabilidad de la sociedad en su conjunto.

 

Alarmadas las autoridades proponen de nuevo los filtros al ingreso escolar, operación mochila, campañas de prevención y más participación de los padres de familia en la educación de los hijos. Pero ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

 

Otra vez el país se mueve como reacción a una tragedia, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma emitió un comunicado mesurado para avisar que en próxima reunión nacional del sector educativo el tema base será la seguridad de los niños en las escuelas; la Secretaria de Gobernación envió aviso a medios sobre la protección de los datos personales de los niños, sin embargo El Reforma público como antes lo hacía la revista “Alarma”, las imágenes ensangrentadas; la CNDH también emitió comunicado para llamar a salvaguardar los derechos humanos de las víctimas.

 

Todas las expresiones políticas y de comunidad nos reflejan como una sociedad asustadiza, pero acostumbrada a normalizar cualquier violencia. La desgracia se borrará pronto de las noticias, el duelo se superará con los días, la fatalidad quedará solo en la memoria de los familiares de las víctimas.

 

Pero es tan urgente como necesario realizar una operación de conciencia de familia y de comunidad, un examen de valores sobre nuestras conductas y entornos que están formando a nuestros hijos, el mundo ha cambiado, cambiemos entonces nuestra manera de interactuar con niños y adolescentes, son el presente que cambiara nuestra historia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Un acosador en tu trabajo? Denúncialo

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

¿Un acosador en tu trabajo? Denúncialo

 

Con la rúbrica de tres mujeres Olga Sánchez, Irma Sandoval y Nadine Gasman se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF), este 3 de enero, el Protocolo para la prevención, atención y sanción del hostigamiento y acoso sexual en la administración pública federal, entra en vigor a 30 días de su publicación, esto es el 3 de febrero.

 

Listo, en el papel y a la letra, la instrucción para que los varones servidores públicos, corrijan su conducta, respeten a sus compañeras y subalternas, y se pongan a trabajar sin acosar.

 

Que entiendan los señores que las mujeres podemos desarrollarnos en cualquier ámbito profesional. Que no somos muñequitas en aparador, ni precisamos de sus halagos para trabajar y menos requerimos de su complacencia, ni de su exagerada atención, simulada protección, excesivo cariño, paternalismo o amiguismo, nos damos cuenta de sus intenciones, son acosadores.

 

Es ofensiva la mano que nos ponen en el hombro, el rose de sus mejillas, sus miradas galantes, por favor, estamos en una oficina pública y atrás de la raya que solo somos mujeres trabajando.

 

¿Por qué no tratan con cariñitos a sus pares? ¿Por qué solo con ciertas mujeres actúan como cuates? ¿Por qué la discriminación? ¿Por qué les llama tanto la atención la forma de vestir, caminar o actuar de algunas? ¿Por qué intimar en el terreno laboral? No nos interesa su vida personal. Es hostigamiento.

 

Ahora por decreto, el gobierno de la 4 T busca promover una cultura institucional de igualdad de género y un clima laboral libre de violencia, una mejor atención a las víctimas de hostigamiento y acoso en las dependencias federales y garantizarles la no re victimización y el acceso a la justicia.

 

El protocolo que se puede leer integro en el DOF, contiene cinco capítulos en que se detallan algunas acciones de prevención de estas conductas lascivas, capacitación, formación y certificación en materia de igualdad entre hombres y mujeres y se especifica cómo se hará la valoración de las pruebas y la substanciación y la sanción. En este último apartado se indica que se desarrollaran investigación con perspectiva de género y “dada la naturaleza de los asuntos de hostigamiento sexual y acoso sexual, no opera la conciliación entre las partes, sin excepción”.

 

La Secretaria de Gobernación, la Secretaria de la Función Pública y el Instituto Nacional de la Mujeres son los entes encargados de dar seguimiento al Protocolo.

Sin embargo, de aquí, a su entera aplicación, entendimiento y aceptación falta un buen camino.

 

El documento publicado define el Hostigamiento Sexual como el ejercicio de poder, en una relación de subordinación de la víctima frente al agresor en los ámbitos laboral y/o escolar. Se expresa en conductas verbales, físicas o ambas, relacionadas con la sexualidad de connotación lasciva; el Acoso Sexual es una forma de violencia con connotación lasciva en la que, aunque no exista la subordinación, hay un ejercicio abusivo de poder que conlleva a un estado de indefensión y riesgo para la víctima. Y la Violencia contra las Mujeres, marca este protocolo, es cualquier acción u omisión, basada en su género, que les cause daño o sufrimiento psicológico, físico, patrimonial, económico, sexual o la muerte tanto en el ámbito privado como en el público.

 

Si encuentras un acosador en tu camino, denúncialo. Si somos capaces de romper el techo de cristal y de zafar los pies del suelo pegajoso, asumamos un rol responsable para transitar en entornos laborales libres de violencia, hostigamiento y acoso.

 

No podemos vivir con miedo

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

                                  

                                               No podemos vivir con miedo

 

“Aunque somos muchos, cabemos, estamos y hacemos que funcione” la ciudad;  “después de este suceso había pasado diez días sin salir de casa sola y yo no me di cuenta, hasta una tarde que cayó el sol y yo estaba fuera de mi casa, vi la fecha y vi los días que habían pasado, era de noche y estaba fuera de casa… y me sentí de nuevo en mi cuerpo, me sentí dueña de mis tiempos, ya no dependía de una hora o de un lugar, ya no tenía miedo”.

 

“No podemos vivir con miedo…porque esto que me paso a mi le está pasando a una mujer en este preciso momento que hablamos aquí”. Transcribo aquí algunas de las palabras de una mujer, estudiante de gastronomía que tomó la decisión estudiar la universidad y trabajar medio tiempo, pero un mal día al salir de su trabajo subió a un Uber y vivió una aterradora experiencia, que la colocó en el foco mediático hasta trascender a planas internacionales por el suceso con epicentro en la CDMX.

 

De visita familiar en ciudad Victoria, una ciudad que aquilata como tranquila y amable, Katsuko narra su historia en los micrófonos de Radio UAT, la emisora de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, le interesa visibilizar los temas que afectan a las mujeres de todas la edades, en todas las ciudades, todo el tiempo; ella, como todas corre el riesgo de salir de casa para sus actividades cotidianas; pausada, valiente, rememora la noche del 26 de noviembre pasado, cuando tuvo que pedir auxilio desde la parte trasera del Uber.

 

Angustiada y con recelo, me remarca que la vulnerabilidad a la que estamos expuestas todas no la padecen los varones. A su lado, en la cabina radiofónica, la periodista y activista por los derechos humanos, Martha Olivia López Medellín, su madre. A ambas las entreviste para el programa Punto G que sale al aire hoy a las ocho de la noche. En coincidencia, las tres hablamos de casos emblemáticos que marcaron las protestas feministas del 2019, del impacto de la participación de las mujeres, de Greta Thunderberg, Elena Poniatowska y el Colectivo Las Tesis; del acoso, la violencia en el noviazgo y el feminicidio en México.

 

Y escucho triste, enojada, aterrada e impotente la narrativa del caso de la joven que en minutos logró salvar su vida al actuar con cautela e inmediatez, sola enfrento al chofer que cambio los guantes de piel por unos de latex al momento de iniciar el viaje, que le pregunto “porque tan solita” y al no obtener respuesta le espeto “ya no vas a estarlo”, con estas alarmas la joven decide aventarse del auto casi en movimiento. Y ponerse en pie, correr, luchar por su vida y acudir a denunciarlo, primero en redes y luego ante la tediosa ventanilla de una oficina judicial que sigue el caso como intento de secuestro.

 

 

Es un caso tan cercano, que quizás por eso nos duele más, sin embargo ella misma nos da muestras de fortaleza y nos invita a seguir en alerta, pero sin miedo, y sobre todo a no bajar la guardia en la lucha por el respeto hacia las mujeres. Hoy a las 8 de la noche la entrevista completa por Radio UAT.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con la cruda que da la realidad

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                               Con la cruda que da la realidad

 

Retomando el hilo de las conferencias mañaneras, más por trabajo que por gusto, escuchamos los reiterados mensajes desde palacio nacional, los mismos hace ya más de un año, y en redes sigue la figura constante de un presidente contento, satisfecho con su desempeño, como un millenals o chavo ruco, presume en fotos sus recorridos y comilonas, las de él, sus acompañantes y hasta familiares. Trae un halo de puro amor y paz, pero que no alcanza para todos.

 

La diferencia con el año pasado, es que este ha sido titulado por el gobierno federal como el año de Leona Vicario, heroína de la independencia de México, nacida un 10 de abril de 1789.

 

Leona Vicario Fernández de San Salvador “De espíritu rebelde y libre es considerada la primera mujer periodista en México y corresponsal de guerra que transmitió información relevante al movimiento insurgente liderando una red de mensajería. Dio refugio a fugitivos en peligro, usó su fortuna para financiar la lucha independentista, compró medicinas para las personas heridas y otorgó recursos materiales para continuar con la batalla hasta su fin”.

 

De su hoja de vida, el INMUJERES también destaca que a la fecha sus ideales siguen siendo ejemplo para las nuevas generaciones, por sostener con convicción que las mujeres “son capaces de todos los entusiasmos y que los deseos de la gloria y la libertad de la patria no le son sentimientos extraños”.

 

Este 2020 como año de la “Benemérita Madre de la Patria”, el Gobierno federal busca reivindicar en la memoria histórica a una mujer que jugó un papel clave por la justicia, igualdad y libertad en la Independencia de México. Por tal motivo y por decreto presidencial es que su esfinge estará en toda la papelería oficial, se verá en pendones y pancartas, habrá ceremonias especiales con motivo de su 231 aniversario de su natalicio y 178 aniversario luctuoso.

 

Sin embargo, en la práctica, la administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador inicia el segundo año de ejercicio sin una clara política de género, arrastrando pendientes sobre presupuestos mochos a programas de salud, educación y seguridad dedicados a las mujeres.

 

Con las mujeres periodistas de esta era, el presidente inició mal desde 2019 llamándolas corazoncitos, eludiendo sus preguntas e invisibilizando los movimientos feministas, ahora en este inicio de año no ha sido diferente, esta semana reclamó a una periodista del Universal, Sara Sefchovich, un texto porque no trae sus mismos datos sobre el aeropuerto de Santa Lucía, le ha dicho con molestia y presunción “a lo mejor ella no tiene este dato” se va a construir en el 2022 y no el 2025 como escribió.

 

Además y a partir de una extorsión a la madre de Denise Dresser, se cuentan más de cinco casos de mujeres periodistas de prestigio nacional que han vivido similares experiencias, pero ante estos hechos no hay respuesta desde la presidencia.

 

Esta semana, en la capital del país, inician de nuevo las protestas de colectivos feministas que urgen por la protección de los derechos humanos de las mujeres, de poco sirve un gobierno que reconoce a las mujeres solo en el membrete de su papelería oficial.

 

 

 

 

 

 

Tendencia orgánica y maliciosa

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                   Tendencia orgánica y maliciosa

 

Se le conoce como tendencia orgánica en twitter al efecto social de colocar un tema trendic topic desde la sociedad civil, sin intervención de bots o campañas institucionales, un esfuerzo meramente comunal virtual, y así se puso en primer sitio el hashtag para buscar a Karen, una joven madre que pidió auxilio desde un taxi y luego desapareció de la faz de la tierra y de sus redes sociales, ya apareció, sin consecuencias que lamentar.

 

La movilización social que urgió a la acción de la autoridad se dio en un contexto inédito, en medio de recientes hechos violentos que han enlutado a muchas familias por feminicidios, y aunque parece una mala broma, es una buena noticia que haya vuelto a su hogar sin haber sido lastimada, su comportamiento que molesto a muchos, tendrá que explicarlo solo ante su familia y solo ella sabe su verdad. La autoridad ya cerró el caso.

 

Sin embargo ahora enfrenta la cruda realidad del juicio mediático de la comunidad virtual que se ha vuelto contra ella y contra muchas, como virus malicioso la vuelven a colocar como tendencia, pero esta vez con un dedo acusador por su comportamiento.

 

La lección queda para todos, los medios masivos que también se convierten en juzgadores de la conducta femenina y la magnifican, el colectivo en redes que a la menor provocación cambian las tendencias y en lo personal, cada quien debe tomar conciencia de la importancia de la comunicación a través de la red, cualquiera se puede enredar en sus propios dichos, en WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram.

 

Como en otros terrenos físicos las mujeres estamos más expuestas a la violencia en todas sus expresiones, así que no tomemos a juego la virtud de las herramientas tecnológicas para actuar con inmediatez, pero nos guste o no también somos más vulnerables ante la agresión anónima virtual, aunque ya se está legislando, aún falta mucho por socializar respecto a la afectación de la violencia digital.

 

De todo el enredo tuitero, quedémonos con la buena nota de la participación ciudadana, que con nombre, apellido y foto se sumaron a la tendencia para hacer presión sobre el caso, con la exigencia de la búsqueda Karen y pronto esclarecimiento de los hechos.