Aire

Aire

Que tal querido amigo, querida amiga radioescucha, cómo está tu salud hoy? 

Cuantas veces al día pensamos en respirar?  Realmente no lo pensamos y lo hacemos de manera automática, pero debemos tener conciencia de la forma en que respiramos.

Es necesario hacer varias respiraciones profundas al dia, esto hara que nuestros pulmones no pierdan su elasticidad, tambien oxigenamos al cuerpo y despertamos nuestra mente. 

Debemos tener en cuenta la correcta ventilacion en el hogar, ya que en muchos casos dejamos la casa completamente cerrada y los miasmas del aire viciado seran nocivos para nuestra familia. 

El aire matutino siempre será el mas beneficioso, ya que durante la noche han dejado de circular vehiculos y la actividad contaminante se reduce al mínimo, asi que sal de tu casa temprano en la mañana y respira varias veces tan profundo como puedas. 

Si tienes plantas dentro del hogar asegurate que no sea dentro de tu cuarto, pues muchas plantas producen dióxido de carbono por las noches y esto te perjudicará de forma silenciosa. 

No es necesario que te recomiende dejar el tabaco, pero si aùn no lo has dejado te recordaré que endurece tus albeolos, perdiendo la elasticidad de tus pulmones. 

Procura no estar mucho tiempo en ambientes cerrados o con humos que no son ventilados, tus pulmones te lo agradecerán. 

Si tienes aire acondicionado en tu casa, revisa sus filtros periodicamente y ventila tu casa las veces que no lo Enciendes, asi evitaras mohos y hongos en el ambiente de tu hogar.

Visita nuestra pagina de facebook, el sazón de su dalud y deja tus comentarios que nos gustaria escucharte. 

Me despido deseándo que seas prosperado en todo y que tengas salud! 

Por fin llovió

Por fin llovió.

Cinthya Barrón

 

Septiembre se caracteriza por sus lluvias y, a mi parecer, es la parte del verano más bonita porque con las lluvias baja un poco la temperatura y se anuncia la llegada del otoño. En Ciudad Victoria las lluvias de septiembre eran esperadas con mucha ilusión por la mayor parte de los habitantes ya que tuvimos un año con tanta sequía que los mantos acuíferos cercanos reportaban niveles mínimos y nuestra hermosa sierra que abraza a la ciudad ya se estaba pintando de tonos sepia. Eso sin contar con el desabasto de agua potable que tiene en paro a casi toda la ciudad.

Por eso el que llegara la lluvia hizo que todos nos alegráramos, al menos entre mis cercanos todo lo que escuché fueron comentarios de agradecimiento con la naturaleza por este maravilloso regalo de septiembre. Sin embargo, con cada lluvia y cada temporada de aguaceros se dejan ver los defectos que tanto Obras Públicas como en educación vial y ecológica tenemos los ciudadanos.

El caso más común son los múltiples encharcamientos que se registran en toda la ciudad, estas lagunas que una vez pasados los chaparrones se convierten en criaderos de mosquitos. Y ni hablar de la reciente remodelación de la Avenida Francisco I. Madero que con estas lluvias dejó ver la falta de una ingeniería civil que tomara en cuenta las temporadas de aguaceros, que aunque son escasas en Victoria, cuando llegan se instalan por más de una semana.

Todo lo anterior se le puede adjudicar a Obras Públicas y enojarnos y exigir mejoras porque para eso están los servidores públicos a cargo, pero ¿qué pasa con la parte que nos toca para hacer llevadera la temporada de lluvias en la ciudad?

Me refiero a las inmensas cantidades de basura que se acumulan en la calle y que tapan las alcantarillas y coladeras. Es muy triste ver que con cada lluvia se deja en evidencia las enormes cantidades de basura que la gente tira en la calle. Y no es un problema menor porque es preocupante pensar que lo que vemos en las calles es una cantidad mínima con respecto a todo lo que se va al mar. Al respecto me parece curioso que nos preocupemos tanto por unos popotes de plástico y no veamos que es solo uno de los tantos desechos que se pueden evitar con el uso de recipientes reutilizables.

Por último, y no menos importante, está la falta de cultura vial en esta temporada. Cada año me pregunto ¿Por qué las personas entran en una especie de desesperación al volante cada que llueve? Lo digo como peatón, ciclista y conductor. En esta temporada se registran accidentes que se pueden evitar con una medida muy sencilla: bajar la velocidad. Si las calles de la ciudad presentan problemas de encharcamientos, baches y cúmulos de basura sería lógico que el conductor tuviera más cuidado. Pero tal parece los dueños de automóviles solo tienen algo en mente: ganar el paso y llegar primero.

Las lluvias que se han registrado en la última semana en la capital tamaulipeca son el mejor regalo de la naturaleza en meses. Han refrescado los días y regresado la vida a los jardines de la ciudad. La lluvia es para agradecer y disfrutar, pero también para pensar que tanto Obras Públicas como los ciudadanos podemos hacer de esta ciudad un mejor espacio para habitar y transitar, sea la época del año que sea.

 

Luz solar

Luz solar

Que tal querido amigo, querida amiga radioescucha, como está tu salud hoy?

Muchas veces escuchamos que los rayos solares son nocivos para nuestra piel y que debemos ocultarnos del sol para cuidarnos, pero poco se habla de los beneficios que hay en tomar baños de sol. 

El primer beneficio es la estimulacion en la produccion de vitamina D. Los niveles bajos de vitamina D estan asociados con raquitismo en niños y enfermedades óseas en adultos. 

Conocemos bien que el sol previene el cancer,  por eso es necesario saber cuando y como exponerse a la luz solar, pues la sobreexposición al sol puede producir lo contrario. 

Las enfermedades de la piel también puede ser tratada con fototerapia. Desde la psoriasis hasta el acné  pueden ser tratados de esta forma.  Consulta a un dermatologo para que te indique si tu puedes llevar esta terapia, ya que hay tipos de piel que son mas delicados y necesitarán otro tipo de cuidados. 

La privación de la luz solar puede causar una condicion llamada,  trastorno afectivo estacional,  que es una forma de depresión.  Es más común en los meses de invierno y en personas que trabajan largas horas en interiores. 

Al exponernos al sol reforzamos nuestro sistema inmune, ya que aumentan nuestras defensas naturales y se ve incrementado también el nivel de oxigeno en sangre. 

Es importante saber que los beneficios de la luz solar podemos hacerlos efectivos entre las 7 y las 10 de la mañana, ya que a estas horas los rayos no son tan intensos.  Procura no pasar más de una hora con tu piel desnuda bajo el sol, pues puedes lesionarla. 

No olvides comentar con tu doctor todas las recomendaciones que quieras llevar a cabo en el cuidado de tu salud. 

Tampoco olvides visitar nuestra pagina de facebook, el sazón de su salud. Escríbenos tus comentarios y con gusto responderemos tus preguntas. 

Me despido deseando que seas prosperado en todo y que tengas salud! 

Apto para niños

Apto para niños

Cinthya Barrón

 

La semana pasada se estrenó en los cines una película de animación mexicana llamada “Ana y Bruno”. Desde que supe de la existencia de este proyecto me interesó, como me interesan las producciones animadas hechas en México, y en general, las animaciones que con mucho esfuerzo se hacen fuera de Hollywood. Apenas dos días después de su estreno pasé a ver la página de Facebook de “Ana y Bruno” y entre los muchos comentarios de apoyo y felicitación al equipo realizador, también había un par de comentarios que se quejaban de la película porque según los padres de familia les parecía “fea”, “oscura” y no apta para niños.

Lo anterior me recordó a la misma polémica que se dio en el 2009 con la película “Coraline” basada en la novela homónima de Neil Gaiman, cuya recepción estuvo dividida entre los que amaron la película y los que la consideraron una historia infantil para adultos. Incluso recuerdo que cuando fui a verla al cine, apenas unos minutos de haber comenzado, varias familias optaron por salirse de la sala durante la secuencia inicial.

¿Qué tienen en común “Ana y Bruno” y “Coraline”? Además de ser propuestas visualmente diferentes a los tonos pastel a los que nos han acostumbrado los gigantes Disney y Pixar, estas películas tocan temas complejos con una singular inteligencia y belleza que es entrañable tanto para chicos como para grandes. En ambas películas hay niñas que lloran ante la pérdida, pero también niñas con la suficiente entereza para tomar las riendas de su situación y tratar de cambiar su destino y el de sus padres.

En el libro “Psicoanálisis de los cuentos de hadas”, Bruno Bettelheim habla de la importancia de los cuentos de hadas clásicos para que los niños encuentren sentido y explicación a la vida. Esos cuentos de hadas que recogieron los Hermanos Grimm y Charles Perrault y que fueron pasándose de generación en generación como un breviario de educación emocional y catálogo de experiencias antes de que Disney interviniera en ellos para edulcorarlos y darles un final feliz. Bruno Bettelheim nos dice que a través de los cuentos los niños pueden comprender situaciones de pérdida, abandono, duelo, valentía y redención antes de experimentarlo en la vida real, así los cuentos representan una muy buena herramienta para preparar y educar a los niños para la vida adulta.

Sin embargo algunos padres pasan por alto la lírica tradicional infantil y deciden qué sí y qué no es apto para niños. En mi experiencia como librera he visto a muchos padres de familia evitar libros infantiles que tocan temas como la muerte, la guerra, la inclusión sexual, el enojo y la tristeza por considerar que sus niños no están preparados. Si no es con el material que se ha escrito y hecho especialmente para niños, entonces ¿cuándo podrán estar preparados para ello?

La película “Ana y Bruno” es una película infantil que aborda temas como la muerte, la separación de los padres y las enfermedades mentales de manera tan brillante y tierna que cualquiera puede comprender. También esta película ofrece a los adultos una buena oportunidad para hablar con los niños sobre algo que, aunque queremos ignorar, también sucede en el mundo. Por eso “Ana y Bruno” es una película altamente recomendable, apta para niños y urgente para adultos.

 

El gusto por el café

El gusto por el café

Cinthya Barrón Ruíz

 

“El café debe ser caliente como el infierno, negro como el diablo, puro como un ángel y dulce como el amor.”

Charles Maurice de Talleyrand

 

 “¿Gustas una taza de café?”, “Te veo en el café y me cuentas todo”, “¿Cuándo vamos al café…?” son solo unas frases de las tantas que usamos casi a diario para manifestar que tomar café no solo es una actividad alimenticia, es una actividad que tanto se puede degustar en privado como también es delicioso si se hace en compañía. Claro, también dependiendo de qué compañía.

            Esta bebida que para muchos es ya no solo una opción de desayuno sino toda una necesidad para funcionar no tiene un origen muy preciso de descubrimiento. La leyenda más aceptada es que en Etiopía hubo un pastor llamado Kaldi que notó comportamientos extraños en algunas de sus ovejas después de que estas comieran unos frutos silvestres color rojo. Al ver que las ovejas pastaban, corrían y retozaban con singular energía decidió probar también aquellos frutos semejantes a cerezas y comprobar que en efecto tales frutos le llenaban de energía.

            Ni tardo ni perezoso Kaldi tomó algunas hojas y frutos de estos arbustos para llevarlos a un monasterio cercano y contarle a los monjes su descubrimiento. Allí los monjes probaron hacer una bebida con los frutos y al beberla notaron un sabor tan desagradable que decidieron echar al fuego la cantidad que quedaba con todo y recipiente. Ya en el fuego los granos empezaron a tostarse y a expedir un agradable aroma por lo cual los monjes reconsideraron la idea de hacer una bebida a partir de los granos tostados. Así idearon una infusión a base de los granos tostados de aquella planta que ahora conocemos como cafeto y así nació el café.

El café entró a Europa por Turquía hacia el siglo XVII gracias a los mercaderes venecianos quienes tenían un intercambio comercial muy fluido entre oriente y occidente. En un principio fue rechazado por los sectores religiosos como algo de Satanás precisamente por su origen oriental y porque lo vieron como una amenaza al uso del vino, bebida que fuera santificada y bebida por el mismo Jesús. Sin embargo el papa Clemente VIII probó el café y al instante quedó cautivado, tanto que la bautizó simbólicamente para que no fuera problema para los católicos y para él mismo beber café ya que era una lástima que aquel brebaje tan sabroso fuera placer solo de los impíos.

Pronto el café empezó a propagar su aroma y su sabor por Europa, atrayendo a los intelectuales y artistas que veían en su sabor y sus efectos un nuevo cómplice y musa para la creación artística e intelectual. El compositor Johann Sebastian Bach le hizo un homenaje musical al café componiendo la famosísima Cantata del Café, el filósofo francés Voltaire era un asiduo y fanático bebedor de café así como Balzac, quien decía que no podía sentarse a escribir si no tenía en su mesa una buena taza de café bien cargado. A propósito de Balzac, se cuenta que él llegó a comentar que su novela ‘La Comedia Humana’ fue hecha nada más y nada menos que después de 50,000 tazas de café bien caliente y de la mejor calidad.

En América el café tuvo una buena acogida tanto en sus pobladores como en sus tierras, en México tenemos regiones donde el cultivo y producción del café dan como resultado una producción de altura que para muchos supera la cosecha del país donde es originario. Lo cierto es que con leche o negro, dulce o amargo, americano o capuccino, el café es una bebida que desde que llegó encantó a quienes la probaron y que para algunos ya no solo se trata de cuestión de gusto sino de toda una necesidad al paladar.

De lujos y placebos

De lujos y placebos

Cinthya Barrón

 

Hace unos días fui a comer a uno de los restaurantes “caros” de la ciudad. Cuando llegué solo había una mesa ocupada por un par de hombres que deduje eran políticos locales por el tono y el tema de conversación. Y no es que estuviera especialmente atenta a lo que decían, ellos se esforzaban por alzar la voz e involucrar a todos los presentes en sus temas. Vi la carta, los platillos y los precios, fue inevitable hacer cuentas mentales de cuánta despensa, recibos de agua y luz pagaría con lo que costaba cada uno. Sentía la mirada de los meseros, personas que al igual que yo tenemos una lucha diaria por llegar a final de quincena. Por otro lado los hombres que ya se encontraban en el lugar pedían una nueva ronda de tequilas.

              Toda esta situación me hizo pensar en la pujante vida de la clase media en la capital de Tamaulipas. Conforme pasaba el rato llegaron otros comensales, familias que podían gastarse en una cena poco más que el sueldo regular de lo que los meseros y yo percibimos por quincena. Recordé a Luis Spota y los personajes de sus novelas. Justo unas horas antes de ir a cenar platicaba con un compañero sobre la recesión económica de Cd. Victoria y los embates que las familias promedio tienen que pasar para completar el gasto, especialmente en esta temporada escolar.

              Al llegar a casa y ponerme a reflexionar sobre esto no voy a negar que me sentí un tanto incongruente con mis principios marxistas, mira que haberme cenado lo que allá afuera una persona está tratando de conseguir para completar un medicamento o pagar los servicios básicos de salud. Bajo estas comparativas me siento parte del problema más que de una solución.

            Y ése es el problema: la desigualdad que hay en México y la falta de conciencia que hay de ello en las personas. Vamos, le reclamamos al gobierno que no hay oportunidades de crecimiento económico pero a la hora de adquirir productos de lujo lo hacemos bajo el esquema capitalista de consumo. Esto aplica para todas las personas, creemos el merecer un lujo como un placebo para no ver lo que hay detrás de ello. En mi caso, una cena cara fue un placebo para demostrar interés y darle en números cuantitativos importancia a una persona. Viéndolo así es bastante triste.

              Figuras como la del ex presidente de Uruguay, José Mujica, nos enternecen por su austeridad pero a la hora de elegir un modo de vida preferimos engancharnos a la seducción virtual del derroche y el lujo como lo describiría Jean Baudrillard. Y quizá el lujo no esté del todo mal, quizá lo malo es la mentalidad individualista sin observar que hay gente cuyos problemas son más críticos que tener una cena gourmet o un producto caro. Piénselo.

 

El agua

El agua

Que tal,  querido amigo,querida amiga radioescucha. Como está tu salud hoy?

En esta ocación hablaremos del agua. 

Todos sabemos que debemos tomar agua, pero pocos entienden la importancia de hacerlo un hábito. 

El agua es un solvente universal, y nuestro cuerpo necesita este vital líquido para llevar a cabo sus funciones. 

Tomar agua antes de sentir sed debe ser nuestra forma de beber, pues cuando sentimos sed es una advertencia del cuerpo diciéndonos que ya estamos deshidratados. 

El agua debemos tomarla con algunos minerales para recuperar los perdidos, por lo que te recomiendo que le agregues media cucharadita de sal de mar a un litro de agua. O bien puedes exprimir medio limón en vez de la sal de mar. 

Al tomar agua debemos hacerlo una hora antes de comer los alimentos o dos horas después, de esta forma no interrumpiremos nuestra digestión. 

Recuerda vigilar cuanta agua estás tomando, pues si crees que sustituir el agua con refrescos o jugos embotellados es hidratarte,  dejame decirte que no. Al agua no se le puede sustituir. 

Consulta a tu doctor al tomar cualquier recomendacion que te hagamos. 

No olvides visitar nuestra pagina de facebook,  el sazón de su salud,  deja tus preguntas y comentarios de los temas que te gustaría que tratemos. 

 Me despido deseando que seas prosperado en todo y que tengas salud! 

Lo que sigue…

Axolotl Blues

Cinthya Barrón

Lo que sigue…

 

Escribo estas líneas después de una semana que me ha parecido eterna en redes sociales, pero ligera y breve en el día a día de la vida real. Con las elecciones se acabó la propaganda política, se acabaron los spots que al final fueron una tunda de dimes y diretes. México salió a votar y a poner en las urnas poco más que un voto, algunos fueron a depositar la pasión, el enojo, la esperanza y la apatía en una elección que fue histórica por muchas razones.

En esta ocasión fui funcionaria de casilla y aunque fue una jornada larga y cansada por tratarse de elecciones locales y federales, me queda la experiencia de haber visto el proceso de la democracia en primera persona. Antes veía con desconfianza a las instituciones encargadas de llevar a cabo las elecciones, ahora me queda claro que muchas irregularidades en el conteo de votos y en el llenado de actas vienen de los ciudadanos encargados de llevar a cabo el proceso electoral. Y no es por alevosía, a veces es por mera distracción.

La noche de ese domingo 1 de julio regresé a casa antes de medianoche y aunque en las casillas que me tocó ver los conteos seguían su curso, desde horas antes ya habían salido algunos candidatos a declararse ganadores y otros tantos a aceptar su derrota. Me sentía aturdida por las actividades del día y me parecía ilógico que a tan temprana hora estuvieran dando por hecho algo que me constaba no podía contabilizarse ni declararse con tan poco tiempo. En fin, el pueblo votó y el pueblo escuchó lo que quería escuchar.

No fueron las victorias ni las derrotas lo que me molestó de estas elecciones, como lo dije desde la semana pasada, lo que me extraña y hasta cierto punto entristece es la actitud de los simpatizantes de tal o cual candidato. Los mexicanos somos malos perdedores y pésimos ganadores. Las publicaciones de los ciudadanos que se consideran vencedores en estas elecciones me hicieron recordar lo mucho que nos hace daño, a veces, tener redes sociales.

Mi muro de Facebook se llenó de publicaciones que hacían burla e insultaban a los simpatizantes de los partidos que perdieron. La pasión por sentirse ganadores hizo que se perdiera el objetivo: se trata de elegir un representante de los ciudadanos para que tome decisiones por el país, no se trata de encontrar una justificación para dividirnos y hacer notar los prejuicios ideológicos que tanto nos afectan.

Lo que sigue es encauzar al país para mejorar, lo que sigue es exigir a los representantes en turno resultados, lo que sigue es comprometernos con la participación ciudadana, política y ética. Lo que sigue es que sin importar partidos ni colores veamos por México, por mejorar nuestro presente con miras a garantizar un buen futuro. Lo que sigue es que seamos críticos y reflexivos, lo que sigue es aprender a dialogar pese a tener opiniones contrarias. Lo que sigue es aprender a perder pero también aprender a ganar.

Twitter: @cybarron

Manual para la vida moderna

Manual para la vida moderna

Cinthya Barrón

 

Cuando pienso en mi infancia y las innumerables veces que dije “ya quiero ser grande para trabajar y tener mi propio dinero” me dan ganas de regresar en el tiempo y decirme que la vida adulta no es ni sofisticada ni fácil, es más, que mejor no crezca y me quede viendo caricaturas para siempre.

Cuando egresamos de la universidad creemos que a partir de ese momento todo será una larga cosecha de éxitos personales. Mi generación creció con el ideal de un trabajo de oficina, de preferencia en labores administrativas como si fuera lo máximo en la vida laboral. Sin embargo la realidad de lo que mexicanamente hemos bautizado como vida Godínez dista mucho de lo que creímos sería la comodidad de un trabajo estable.

Todo lo anterior se puede apreciar de manera puntual, tierna e irónica en una serie animada de Netflix que vi hace un par de semanas. Se trata de “Aggretsuko” y hasta ahora es lo mejor que he visto en cuanto a series en lo que va del año. En esta serie se narra la vida de una chica soltera que vive los estragos de ser una oficinista en Japón, la relación que tiene con sus compañeros de trabajo y especialmente con su jefe, un hombre machista y manipulador que busca a toda costa explotar a sus empleados.

La genialidad de Aggretsuko es el tono irónico y tierno de sus personajes y el estilo de animación. Al ser personajes diseñados por la compañía Sanrio (creadores de Hello Kitty) me recordaron mucho a mis juguetes de niña y a ese anhelo de la vida adulta como algo lleno de dicha y prosperidad. Retsuko, personaje principal de la serie, busca seguir su sueño de una vida lejos de la oficina, tiene problemas con su estabilidad emocional por un trabajo tóxico, busca en sus compañeros de trabajo aliados para resistir a la vida diaria, tiene problemas para completar sus gastos y cree que enamorarse es una salida a la realidad laboral. Quien tenga tiempo sorteando la vida adulta y un trabajo estable comprenderá estas pequeñas alegrías y las frustraciones que no nos advirtieron cuando éramos niños. Por eso Aggretsuko es una serie para el niño interior que le gusta reírse, especialmente de sí mismo.

            Lamentablemente no hay un manual definitivo para la vida adulta. En esta temporada de graduaciones me inquieta saber cómo será la relación emocional y laboral de los chicos que ilusionados caminan con sus togas a recibir sus certificados. Me gustaría advertirles sobre algunos mitos de la felicidad en la oficina y los beneficios de tener prestaciones laborales antes que grandes sueldos por pequeños contratos. Pero quizá esos manuales de la vida adulta solo se puedan conseguir con la experiencia personal, con el tiempo, con humor y con muchas caídas, especialmente cuando esas caídas nos obligan a levantarnos con mayor determinación.

 

 

 

           

 

La vida somos todas

Axolotl Blues

Cinthya Barrón

La vida somos todas

 

Durante mis años de universitaria, en México se vivió el debate y posterior legalización del aborto en la ahora CDMX. Una de las maestras de mi carrera de origen británico constantemente nos comentaba en clase que le parecía muy curiosa la postura de los grupos pro vida por el tema del aborto, lo cual es legal en su país desde hace varias décadas. Después de esa histórica legislación local, el tema del aborto legal en el resto del país no se volvió a tocar en los congresos. Grupos feministas buscan si bien ya no la legalización, al menos la despenalización del aborto en los estados.

Este jueves 14 de junio en América Latina amanecimos con una noticia que nos llegó desde Argentina: el Congreso de Diputados aprobó la legalización del aborto. Es el primer gran paso de una lucha de décadas, feministas argentinas han marchado para hacer visible una petición que en países de primer mundo es parte de los derechos reproductivos universales: aborto legal y seguro. Aún falta que el senado dé luz verde a esta iniciativa de ley, y aunque hay grupos conservadores tratando de dar atrás este cambio histórico lo cierto es que la lucha por los derechos reproductivos de las mujeres es algo inminente.

Mientras que en Twitter todo era celebrar este gran paso para las mujeres en América Latina, en mi muro de Facebook encontré otra perspectiva del tema. Personas que estimo y valoro mucho tienen una completa negativa al aborto, lo cual respeto, sin embargo las ideologías y convicciones personales deben quedar en ese plano, en lo personal, y dejar de decidir sobre el cuerpo de alguien más.

Negarle el aborto legal y seguro a una mujer es como negarle a un diabético su tratamiento porque no hizo ejercicio, no comió saludable o no quiso bajar de peso. Quizá es un ejemplo muy burdo pero es el primer argumento que muchos hacen para satanizar al aborto y dicen “que se cuide si no quiere tener hijos”. ¿Y qué pasa en comunidades donde la educación sexual y la anticoncepción son nulas? ¿Qué pasa con las niñas que no conocen su cuerpo y tienen escasa información sexual y se embarazan antes de los 15? ¿Por qué los embarazos no deseados siempre tienen que ver con las mujeres y no se habla de también educar a los hombres para evitarlos?

Estoy a favor de la vida, especialmente de las mujeres. Mientras el aborto no sea legal habrá muchas mujeres que seguirán muriendo por practicarlo en la clandestinidad. La vida somos todas, la vida es luchar por nuestros derechos y también respetar las convicciones de los demás. En Argentina es casi un hecho, ahora falta esperar a que en México sea una realidad nacional.