En Boca de Todos / No salimos de una y ya estamos en otra

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Con el silbatazo inicial del árbitro de la contienda local, el IETAM, se dio la voz de arranque del Proceso Electoral para elegir a la persona Titular del Poder Ejecutivo de Tamaulipas a partir del 2022. Cerca de 2.7 millones de electores tendrán su derecho a decidir al acudir a una de las más de 4 mil 900 casillas que se habrán de instalar el día de la elección, también y por vez primera, lo podrán hacer los tamaulipecos que residen en el extranjero.

 

El Consejero Presidente del IETAM, Lic. Juan José G. Ramos Charre pide a la ciudadanía que se apropie de la elección, participando como consejeros, capacitadores, supervisores o asistentes electorales, como funcionarios de casillas o con la observación electoral, con la representación de partidos o candidaturas independientes y, sobre todo, como votantes.

 

Se desea que el proceso se encauce con madurez y civilidad democrática, que se respeten las reglas del juego y se privilegie el “debate de ideas, el dialogo y la tolerancia”.

 

En México, no salimos de una cuando ya estamos en otra, así son los tiempos electorales, aún no se terminan de acomodar los recién electos y ya se apura el ciclo para lo que sigue, en este caso, la máxima tribuna de poder político en Tamaulipas. Así que lo que reste de este año y la mitad del otro, conoceremos de intenciones y traiciones, ahora mismo, tan sólo en el partido de más reciente creación, Morena, ya se han auto destapado como una decena de aspirantes.

 

Al mismo tiempo que corre el reloj electoral, se deben hacer ajustes, como mandata la ley, en los consejos municipales, para lo cual ya más de mil personas han mostrado su interés en participar como consejeras y consejeros en los 22 distritos, también se habrán de contratar a más de mil 200 capacitadores y 400 supervisores, y se volverá a llamar a la observancia ciudadana.

 

La maquinaria electoral, que desde la tribuna presidencial últimamente ha sido desdeñada, es ejemplo internacional y ha mostrado su capacidad de organización, hasta para encuestas de ocasión, su responsabilidad es proba porque su constitución es totalmente ciudadana.

 

Por eso no cabe la menor duda de que Tamaulipas podrá sortear un nuevo proceso de cambio en paz, con responsabilidad civil y transparente, pero falta ver la postura de los partidos políticos y las intenciones de los aspirantes, por principio se sabe que en el pasado proceso todos los partidos incumplieron con el requisito de palabra, para acatar la regla 3 de 3 contra la violencia hacia la mujer.

 

Tampoco parece que les agrada la paridad política, hasta ahora sólo son varones los que levantan la mano, con la anuencia de sus partidos.

 

Seguramente, estamos en la antesala de otro proceso “atípico” donde las condiciones políticas, climáticas y de pandemia, irán marcando el rumbo, ojalá que prevalezca la conciencia demócrata en todos los actores políticos para incentivar más la participación, en vez de lo que ya está bastante gastado, la denostación de uno contra otro, la terquedad y la sinrazón, por el poder absoluto.

 

Y aunque es tiempo de mujeres, yo dudo que aquí, estemos preparados para la alternancia de género.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *