En Boca de Todos / Disculpen las molestias, pero…

Por Guadalupe Escobedo Conde

Marzo obliga. En el año 1909, un 28 de febrero se registra la primera conmemoración de un día de la mujer y ocurre en Estados Unidos con una huelga de trabajadoras textiles, más adelante la historia registra movimientos feministas en Europa y específicamente en Rusia, un 8 de marzo de 1917 se realiza una marcha por el “Pan y la Paz”. A partir de entonces toma significancia mundial la efeméride que se hace oficial casi 60 años después, en 1975 por la ONU.

 

Así que el reclamo no es nuevo, a lo largo de más de cien años las mujeres han salido a las calles, se han organizado y se han manifestado para pedir que se respeten sus derechos humanos. Ahora, los tiempos han cambiado pero las exigencias siguen siendo la misma: Igualdad de género, ni más, ni menos. Quizás por la globalización y unificación de ideas es que se magnificarán las manifestaciones, hoy las mujeres vienen haciendo más ruido que antes, con el mismo interés de tirar el sistema patriarcal.

 

Aunque el mundo está enfermo por la extendida pandemia; México está polarizado por la política en medio de un proceso electoral y Tamaulipas tiene sus propios problemas políticos, las mujeres no detendrán la marcha. Disculpen las molestias, pero es que nos siguen acosando, violando, matando, dejando impunes lo delitos y protegiendo a los agresores mediante su pacto patriarcal, rezan los dichos de advertencia sobre las actividades que vienen.

 

Y lo que vienen son días de trueno. Con los vientos de marzo se renueva el espíritu feminista y el activismo, que no da tregua, aumenta sus movilizaciones alcanzando mayor exposición mediática, y como efecto domino, se refleja por todo el mundo. De nuevo el llamado es a salir a tomar los monumentos, a tirar diamantina morada, desfilar en principales avenidas o tomar las redes sociales y gritar, a todo pulmón, que la lucha sigue.

 

Aunque este marzo será muy diferente, al reclamo civil de las mujeres por una vida libre de violencia se añade el encono por la indiferencia presidencial, las molestias de estar quitando candidatos ímprobos y tener que reiterar que somos más de la mitad del padrón electoral, para que lo tomen en cuenta.

 

Las mujeres en México estamos hartas del machismo que prevalece en instituciones públicas y privadas, en familias fraternales, en una sociedad que no valora la participación femenina, al contrario, la ubica como mano de obra barata, la oprime y la condiciona, la acosa, la abusa y ante esto, el enojo es generalizado. Sin distingo de partidos, ideologías o religión, las mujeres llegan a las manifestaciones más unidas que nunca. Todas unidas en contra del sistema opresor.  

 

Así que, si seguramente tienes o tuviste una madre, hermana, hija, compañera o amiga, no molestes a las activistas feministas que están luchando por todas, si puedes úneteles, pero si no quieres, déjalas que se manifiesten libremente, son mujeres que cargan mucho dolor, que fueron víctimas o son familiares de víctimas de la violencia de género, que son sororas y sin fines de lucro o políticos están en franco combate contra los violentadores.

 

Son días de lucha por la eliminación de todas las violencias en contra de las mujeres. Es marzo, así que abramos bien los ojos, los oídos, la mente, las ventanas y las puertas y vamos todas y todos juntos a romper el pacto patriarcal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *