En Boca de Todos / “Entrecomillaré” tu nombre

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Abrumada. Leo otro relato y comparto. Surge el MeToo ahora contra el Andrés Roemer, quien se describe a sí mismo como diplomático, escritor, filántropo y catedrático mexicano, su hoja de vida presenta una amplia experiencia en estudios de economía y derecho, también se ha destacado en programas de televisión y como columnista en revistas y periódicos como El Universal. Es además creador de varios proyectos culturales de envergadura internacional, entre tantos, destaca su colaboración con Ricardo Salinas Pliego, en 2007, para el Festival Internacional de la Ciudad de las Ideas y Mentes Brillantes.

 

Pero lo que no dice su extenso currículo, es el bagaje inmoral que trae a cuestas y que empieza a flotar a raíz de la fuerza feminista. Desde el año pasado, una de sus víctimas, la bailarina de danza clásica y contemporánea, Itzel Schnaas denunció la violencia y abuso sexual de Roemer ante la Unidad de Género del Grupo Salinas, que a su vez sumó a organismos y colectivas como el MeTooMx y Periodistas Unidas Mexicanas, para dar seguimiento a la investigación, encontrando una conducta recurrente del afamado escritor, que ya acumula 4 denuncias más de acoso, algunas datan de los noventas.

 

A cuadro en un video de casi siete minutos, la víctima narra con lujo de detalles el encuentro: “Mis denuncias y el relato de los hechos coincidía con varios casos más, pero no era una coincidencia, era un modus operandi…con sus dotes de inteligencia, que de manera obvia se contraponen con sus enfermas costumbres, se masturba, te toca, te violenta”.

 

El Embajador de Buena Voluntad para el Libre Flujo del Conocimiento de la UNESCO, seguramente tiene ya conocimiento de la investigación en su contra, pero no ha formulado respuesta, sigue al aire en un programa de ADN40.

 

La víctima, hubo de someterse a una investigación y hoy da la cara por otras más: “la unidad de género determino que Andrés Roemer es un violentador sexual patológico que atenta contra mujeres, gané la denuncia, existe el expediente, pero no quedé conforme, supongo que hay mucho por hacer, he ido compartiendo mi experiencia para lograr un lazo entre muchas, para escucharnos entre todas y es que no sé qué pasa, o el mundo es pequeñito o tus alcances son aterradores Andrés”.

 

“Yo no sé qué mier** está pasando, pero resulta que yo estaba apenas naciendo y tú ya violentabas y después mandabas violentar, para sembrar miedo y conseguir el silencio, habrás de ser ruin y miserable, Cabr**, habrás de tener miedo tú de nosotras, porque estoy segura que muchas mujeres se van a sumar a estas denuncias, habremos de cuestionar tu prestigio y entrecomillar tu nombre, ¡YA BASTA!”

El país está metido en muchas crisis, la pandemia, las vacunas, la económica, las fallas de energía eléctrica, el frío, la política, y todo junto hace mucho ruido, sin embargo, los testimonios de mujeres víctimas de los “innombrables” se cuelan en los medios y las redes sociales y debemos escucharlos. Se acumulan los nombres de hombres acosadores y violentadores, en algunos casos se arropan entre ellos, tienen cómplices en sus pares varones y se sienten poderosos, pero están cayendo, poco a poco aunque muchos aún están agazapados en el closet.

 

Félix, Vicente, Placido, Andrés ¿Cuántos más para que caiga el patriarcado?

 

El hostigamiento, acoso, abuso sexual y violación está tipificado en el código penal desde 1991, pero el 99.7 por ciento de las víctimas no denuncia, las historias son interminables y el nivel de impunidad gigantesco, casi siempre es la palabra de la víctima contra la del victimario, y ellos tienen más aliados, sin embargo, hay que seguir contando estos hechos para animar a más mujeres a sacar de la sombra los dolorosos secretos. ¿A quién entrecomillarás?

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *