En Boca de Todos / Los hombres explican cosas

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Todas tenemos un hombre a lado que nos explica cosas, todo el tiempo: el compañero de escuela, el jefe o colaborador en el trabajo, la pareja, el padre, un hermano, un vecino o un amigo…dijimos todas. Esta conducta meramente varonil es estudiada por especialistas en relaciones humanas desde la década de los noventas y tiene un nombre: “Mansplaining” que al español se traduce como “el hombre explica”, es un neologismo que podemos etiquetar para México con el término “macho explicación”.

 

La acepción anglosajona ya se incluye en los diccionarios modernos, de hecho, en el 2010 se enlistó en el New York Times como una de las palabras de ese año y en el 2012 fue nominada al término más creativo del mundo por la American Dialect Society. Es de esos macro machismos tan arraigados en nuestra convivencia social, que se vuelve micro, se normaliza y casi pasa desapercibido.

 

Sin embargo, basta con poner un poco de atención a las veces que se nos interrumpe cuando nosotras hablamos de algo, en casa, el trabajo o cualquier espacio de interacción humana, ¿Cuántas veces la voz varonil nos acecha con un clásico “yo te explico” “tú no sabes” o “no, no es por ahí, andas mal” y anula nuestra expresión?

 

En ocasiones, los hombres que nos aplican su “macho explicación” suelen ser tan paternalistas, que nos confunden y aparentan “humildad”, son complacientes, para ayudarnos a entender el mundo, no se les pide su opinión, pero nos la otorgan para hacernos un bien, no se les da la palabra, pero la toman para “salvarnos” si estamos en público y consideran que la estamos regando, siempre saben más que una y manejan más temas que una.

 

No solo interfieren en los diálogos que arraigadamente están marcados para su terreno, la mecánica automotriz, la electricidad o la jardinería, se meten hasta en la cocina porque son sabelotodo, conocedores de la verdad absoluta y “tan amables que nos comparten su sapiencia”. Sí son ingenieros le explican a una bióloga como debe entender su profesión, sí son químicos le sugieren a una atleta como hacer sus prácticas, sí son administradores le dan clases de veganismo a una nutrióloga. Son además un “todo yo” lo pienso y hago mejor que ella.

 

Estudios de actualidad revelan qué, son ellos y no ellas, los que hablan más en las reuniones, son los varones los que llevan la batuta de la conversación, dan la pauta para las intervenciones e interrumpen, casi por instinto, a la mujer que está dando su opinión. Y cuando no pueden callarla, dejan de escucharla.

 

Muchas mujeres que quieren evitar la confrontación, sobre todo en público, suelen callar y guardarse su opinión, aunque claramente el varón esté equivocado, ellas dicen que el silencio es por la paz, pero esta actitud debe de cambiar, ahora que estamos reclamando por más derechos humanos, esta batalla también es nuestra. 

 

Los hombres que explican cosas están en todas partes, si no los ves, es que, quizás, tú eres uno de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *