En Boca de Todos / “Fueron todos”

Por Guadalupe Escobedo Conde

       

Ahora fue en el paraíso turístico de Cancún donde colectivas feministas volvieron a tomar el espacio público para repudiar la impunidad en otro caso de feminicidio, el de Blanca Alexis, una joven de 20 años, que está siendo re victimizada por instituciones que pretenden encarpetar el caso y han pasado a un segundo plano, porque la manifestación se tornó política y empieza el deslinde de responsabilidades, qué no fue la guardia nacional, dice el presidente, qué no fueron los policías locales, explica la alcaldesa, que serán investigados y sancionados los que desobedecieron las órdenes, alude el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González.

 

México de nuevo es noticia internacional por un movimiento de mujeres, la nota roja de la violenta represión tuvo su origen en otro feminicidio, que se suma a la lista de más de mil en lo que va de este 2020 y es por mucho el año con más feminicidios desde que se tiene registro, justo ahora en medio de la pandemia que mantiene a las mujeres en casa y se ha bajado la interacción humana en los espacios públicos.

 

Pero no importa cuando leamos esto, ni si fue local, estatal o nacional el gendarme que empuño un arma para disgregar a las mujeres, es casi la misma escena que se repite cada vez que las colectivas feministas se atreven a levantar la voz y tomar las calles.

 

Desde el máximo pódium de poder, en la mañanera, el presidente Andrés Manuel López Obrador, que ya sabemos cómo es, habló por encimita del tema y lo tomó como un asunto político, resaltando más los dichos de sus “adversarios y conservadores” que en primeras horas de la agresión apuntaban la responsabilidad a la guardia nacional, con sonrisa socarrona y con cierto alivio, declaró que fue un asunto del mando único policial. No reiteró aquí su máxima clásica “abrazos no balazos”.

 

Ni diez minutos, en su lento hablar, dedicó el presidente a este tema, ni una mención para ninguna colectiva o víctima, la conferencia que moderan los reporteros con preguntas a modo, dio vuelta a la página para abordar otros asuntos en una cotidiana mañanera de más de dos horas y media.

 

Antes, la Segob había enviado un comunicado para condenar la agresión contra periodistas, defensores de derechos humanos y quienes ejercían la libertad de expresión y el derecho a la protesta social en Cancún, en ningún renglón se hace referencia al motivo de la manifestación, ni a las exigencias de las colectivas feministas.

 

La ONU, a través de la oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos en México ha condenado el “uso excesivo de la fuerza” en la manifestación que exigía justicia para víctimas de feminicidio, en tanto que las colectivas feministas exigen la intervención de organismos internacionales para una investigación exhaustiva, pulcra y en estricto apego a la protección de los derechos humanos. Piden una disculpa pública de todos los involucrados y que se garantice la no repetición de más actos de represión

 

“Fueron todos” y “El mundo los está viendo” apuntan los muros y redes sociales de las colectivas que de nuevo tomarán las calles. Cimac, registra que “En lo que va de esta administración, ningún familiar de víctima de feminicidio ha sido recibido por López Obrador, aun cuando en el país cada día, 12 mujeres y niñas son asesinadas”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *