En Boca de Todos / Pudor y estigmatización

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Esta semana transcurre, sin mucha promoción, la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020, es una jornada de salud que propone la ONU, OMS y UNICEF para hacer un llamamiento a “los gobiernos para que protejan y promuevan el acceso de las mujeres a asesoramiento cualificado sobre lactancia materna, un elemento crucial de apoyo al amamantamiento”. En tiempos de Covid 19, estos mismos organismos recuerdan a las mujeres que pueden amamantar a sus hijos aun estando contagiadas, solo observando las medidas de higiene adecuadas.

 

Del 1 al 7 de agosto, se vuelve a tocar el tema para alentar a las madres a esta práctica natural que beneficia la interacción con los hijos, previene enfermedades y ayuda al desarrollo integral de los dos, en este 2020, el lema es “Apoya la lactancia materna, para un planeta más sano”, hoy las feministas postean en redes que la lactancia es “anticapitalista, antipatriarcal y ecológica”.

 

Pero ¿Por qué las mexicanas no amamantan a sus bebés? Estudios de la UNCEF en México refieren que sólo 1 de cada 3 recién nacidos reciben la leche materna, y es la desinformación la principal causa que inhibe este método, además que la circunstancia de la mujer ha cambiado, debe dejar al neonato para salir a trabajar, no tiene permiso para amamantar en su lugar de trabajo, tiene más fácil acceso a las formulas y hasta la moda influye, para no estropear su figura es que muchas veces deciden interrumpir el amamantamiento antes de los seis meses o negarse desde el inicio.

 

Otro elemento fundamental que provoca que los niños de hoy crezcan sin la leche materna es el pudor y la estigmatización social, en nuestro país la mujer no puede amamantar en espacios públicos, las visiones machistas de hombres y mujeres la frenan, además muchas no tienen acceso información y asesoramiento de los servicios de salud, para conocer los beneficios e incluso defender la lactancia materna como un derecho.

 

Para su fomento, esta semana la OMS reitera que esta experiencia natural propicia el mejor comienzo de la vida, por los beneficios nutricionales y emocionales para el hijo y la madre, además de que es el mejor sistema alimentario sostenible. Pero “Las madres necesitan apoyo tanto para iniciar la lactancia como para mantenerla”.

 

Se sugiere a las naciones que ayuden a las madres a superar dificultades para evitar malas prácticas alimentarias, que se les empodere para un amamantamiento adecuado, donde se sientan seguras, respetadas en sus circunstancias y decisiones personales.

 

Los organismos internacionales también urgen a los países a poner fin a la promoción perjudicial de los sustitutos de la leche materna, pues con información engañosa algunos profesionales de la salud proponen las formulas a las madres y las prácticas comerciales agresivas sobre estos sucedáneos ganan terreno ante la lactancia materna.

 

Son muchos los factores físicos, psicológicos y morales que inciden en la decisión personal del amamantamiento, a veces son los mitos y tabús los que la frenan, por lo que se hace más importante que se fomente, por salud pública, la practicar más natural de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *