En Boca de Todos / La fuerza de las palabras

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

“El 3 de agosto es un día importante en la salud pública del mundo, la OMS nombró este día, como como el día de la planificación familiar, esto se puede resumir en dos cosas: cada quien decide cuándo y cuantos hijos quiere tener, en México vivimos una situación complicada, en el país al año 390 mil niñas entre 10 y 14 años se embarazan, 1 de cada 6 embarazadas que hay en el país, por eso se debe trabajar mucho en la educación sexual, en la planificación familiar, en los métodos anticonceptivos, en tener una vida sexual responsable”, este es un mensaje estenográfico de un twitter con video, de Zoé Robledo director nacional del IMSS.

 

Si hasta aquí no notó nada raro, le conminó a que vuelva a leer.

 

Si detectó el error, aprecio mucho que este consciente sobre el grave problema de abuso sexual infantil que priva en nuestro país, porque el director del IMSS no lo está, para él, como para muchos hombres de este gobierno, la responsabilidad de procrear recae sólo en la niña, como si fuera un asunto del espíritu santo, el funcionario no sabe distinguir entre “se embarazan” y “las violan” con consecuencia de embarazo. Son niñas, así lo dice. 390 mil niñas entre 10 y 14 años. Y las responsabiliza, les invita a planificar.

 

A propósito de no nombrar las cosas por su nombre, la antropóloga feminista Marcela Lagarde, fuerte impulsora de acciones que buscan visibilizar la violencia hacia la mujer, en todas sus expresiones, presentó al Congreso de la CDMX una iniciativa de reforma en la Ley de Salud, por un parto humanizado y contra la violencia obstétrica, propone se eliminen los conceptos “cuerpos gestantes”, “personas embarazadas”, “cuerpos menstruantes”  y otros términos legales más que se usan en el sistema patriarcal para invisibilizar a las mujeres.

 

La efeméride a la que hace referencia Zoé Robledo y su mensaje “taciturno” que grabó en su camioneta, con cara de preocupación, pasó desapercibido en medios de comunicación y redes sociales, de hecho la poca actividad que se viralizó la realizaron cuentas de colectivas de mujeres que reclamaron al funcionario sus desatinadas palabras, no hubo respuesta, ni más interacción del funcionario de la 4T. No bajo el tuit y no contestó al reclamo, ¿Para qué? Mejor las invisibilizó.

 

Por eso, las feministas coinciden con la creadora de la palabra Feminicidio en México, Marcela Lagarde, que sostiene que: “Si hay un cambio de nuestro nombre provendrá de nosotras mismas. No de nadie más, sino de quienes hemos nombrado a las mujeres, y hemos sido los movimientos feministas”.

 

Es importante nombrar las cosas por su nombre, para visibilizarlas, para entenderlas y atender de manera integral los problemas, ya se ha dicho que lo que no se nombra, no existe, ahora es el momento para recuperar una historia feminista y autonombrarnos. Hasta ahora en el patriarcado “la identidad se construye, en parte como una auto designación y en parte como una heterodesignación…es un intento de cierto hombres, en beneficio de todos los hombres, para dominar a las mujeres”.

 

Cuantas veces escuchamos a personas como el director del IMSS, etiquetar a las mujeres con la frase “salió embarazada” “se embarazó” o “no se cuidó”. Ya va siendo hora de cambiar el léxico, ser responsables de las expresiones y sobre todo utilizar, en buena lid, la fuerza de las palabras, que en este país, con tradición oral machista, se siguen usando para estigmatizar y discriminar a las mujeres, porque a veces, sino es para eso, ni se les menciona.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *