En Boca de Todos / El amor acaba

Comparte con tus amigos

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

 

Hoy la tradición nos convoca a celebrar el amor, amor del bueno, el romántico, el que derrama miel y que inunda las redes sociales de corazoncitos y frases adaptadas de cualquier poesía, pero no hay receta mágica para atraparlo, aquilatarlo y sobre todo agrandarlo. Entonces, el amor acaba, cantaba aguardentoso José José. Este día, las mujeres que se mantienen atrapadas en relaciones tóxicas no tienen nada que celebrar.

 

Hoy que está latente en México el tema del femicidio, porque los hechos nos obligan a mantenerlo en tendencia, se sabe que muchas mujeres duermen con el enemigo en casa. El registro de feminicidios en 2019 suma casi mil casos, de los cuales solo 1 de cada 5 siguen su curso con una investigación de asesinato por cuestión de género, similares cifras suman los casos que no se denuncian, o siguen un proceso en categoría distinta. De los casos qué si se documentan, el resultado indica que la mujer muere a manos de su pareja.

 

La normalización de los hechos de violencia en las sociedades actuales propicia que al interior de las familias y las parejas, algunas relaciones tóxicas también se vean normalizadas, en algunos casos se vive en un infierno, pero por estatus social, dependencia económica o malas costumbres, no se busca ayuda o no se intenta romper el círculo vicioso. Hoy muchas mujeres no tendrán nada que celebrar.

 

Para frenar las tragedias que nos indignan, debemos seguir exigiendo al estado que procure las políticas públicas necesarias para reconocer el problema de violencia haca la mujer, prevenirla y combatirla, además de fomentar ambientes sociales sanos a través de todos los medios, involucrando a todos los sectores y atendiendo todos los segmentos poblacionales.

 

Es necesario contrarrestar las modas que colocan a la mujer como objeto de consumo, urgente que la sociedad reflexione sobre las relaciones humanas que la sustentan y desde luego es prioritario que las mujeres se sensibilicen ante el entorno violento que nos rodean, que siempre acecha y que está muy cerca.

 

Entendamos que el amor no duele, no mata, no golpea ni física, ni emocionalmente, ni de ninguna otra forma. Hay que hablar y visibilizar los problemas de alcoba que agobian y logren romper los patrones de conducta que hacen daño. Si denigra, no es ahí y es necesario tomar decisiones para salvar la vida.

 

Tampoco es vida mantener una relación sin honestidad y respeto mutuo.

 

En este entorno, aquí en Tamaulipas, el congreso local exhorta a los ayuntamientos, los poderes del estado y órganos autónomos a que implementen protocolos de actuación interna en materia de violencia de género, piden acciones más contundentes para la “prevención, atención, tratamiento y seguimiento a todo tipo de casos de violencia de género, incluyendo acoso y hostigamiento sexual, laboral, psicológico y físico”.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *