Tendencia orgánica y maliciosa

Comparte con tus amigos

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                   Tendencia orgánica y maliciosa

 

Se le conoce como tendencia orgánica en twitter al efecto social de colocar un tema trendic topic desde la sociedad civil, sin intervención de bots o campañas institucionales, un esfuerzo meramente comunal virtual, y así se puso en primer sitio el hashtag para buscar a Karen, una joven madre que pidió auxilio desde un taxi y luego desapareció de la faz de la tierra y de sus redes sociales, ya apareció, sin consecuencias que lamentar.

 

La movilización social que urgió a la acción de la autoridad se dio en un contexto inédito, en medio de recientes hechos violentos que han enlutado a muchas familias por feminicidios, y aunque parece una mala broma, es una buena noticia que haya vuelto a su hogar sin haber sido lastimada, su comportamiento que molesto a muchos, tendrá que explicarlo solo ante su familia y solo ella sabe su verdad. La autoridad ya cerró el caso.

 

Sin embargo ahora enfrenta la cruda realidad del juicio mediático de la comunidad virtual que se ha vuelto contra ella y contra muchas, como virus malicioso la vuelven a colocar como tendencia, pero esta vez con un dedo acusador por su comportamiento.

 

La lección queda para todos, los medios masivos que también se convierten en juzgadores de la conducta femenina y la magnifican, el colectivo en redes que a la menor provocación cambian las tendencias y en lo personal, cada quien debe tomar conciencia de la importancia de la comunicación a través de la red, cualquiera se puede enredar en sus propios dichos, en WhatsApp, Facebook, Twitter e Instagram.

 

Como en otros terrenos físicos las mujeres estamos más expuestas a la violencia en todas sus expresiones, así que no tomemos a juego la virtud de las herramientas tecnológicas para actuar con inmediatez, pero nos guste o no también somos más vulnerables ante la agresión anónima virtual, aunque ya se está legislando, aún falta mucho por socializar respecto a la afectación de la violencia digital.

 

De todo el enredo tuitero, quedémonos con la buena nota de la participación ciudadana, que con nombre, apellido y foto se sumaron a la tendencia para hacer presión sobre el caso, con la exigencia de la búsqueda Karen y pronto esclarecimiento de los hechos.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *