Violencia contra las mujeres

Comparte con tus amigos

Violencia contra las mujeres

Por Gerardo Villegas Rodríguez.

El pasado lunes 25 de noviembre, se llevó a cabo en todo el mundo, el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, establecido en 1999 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La idea fundamental de esta conmemoración, es instar a los gobiernos, instituciones, fondos y programas del sistema de la ONU, así como a organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales, a llevar a cabo durante ese día, actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto del problema de la violencia contra la mujer, entendiendo violencia femenina como:

“…todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

En consecuencia, con el alarmante aumento de feminicidios en todo México durante los últimos años, las protestas de distintos colectivos de mujeres han ido en aumento y con un alto nivel de exigencia, y estas han logrado llamar la atención en todo el mundo por algunas acciones que han sido tildadas de violentas por la mayoría de los medios de comunicación tradicionales y algunos opinadores, quienes han dejado de lado el análisis sobre el aumento de las tasas de feminicidio para emplear sus micrófonos para golpear una protesta legítima.

No obstante, algunas personalidades gubernamentales como la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y Claudia Scheinbaum, han descartado descalificar la marcha y emprender una persecución judicial contra algunas inconformes que cometieron actos vandálicos durante ese día, hecho que la oposición y los medios de comunicación, han utilizado para golpear políticamente al gobierno Federal y al de la Ciudad de México por su supuesta tibieza, críticas que paradójicamente desvirtúan el mensaje original de la movilización.

Y aunque es evidente que existieron brotes de violencia y vandalismo durante la marcha, no ha sido comprobado legalmente que hayan asistido grupos de infiltrados exclusivamente para reventar y provocar, pese a las imágenes que se vieron hasta el cansancio en los medios tradicionales, hasta ahora, todos esos incidentes han quedado en el terreno de la opinión subjetiva que es responsabilidad exclusiva de quien la emite, igual que los monumentos han sido limpiados y en su momento serán restaurados hasta que la próxima movilización, sea de quien sea, se encargue de respetarlos o no.

 

De acuerdo a los datos del INEGI, fechados el 21 de noviembre de 2019, de los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que hay en el país, 66.1% (30.7 millones) ha enfrentado violencia de cualquier tipo y de cualquier agresor, alguna vez en su vida.

Igualmente, el 43.9% ha enfrentado agresiones del esposo o pareja actual o la última a lo largo de su relación y está más acentuado entre las mujeres que se casaron o unieron antes de los 18 años (48.0%), que entre quienes lo hicieron a los 25 o más años (37.7%).

Las mujeres que se encuentran más expuestas a la violencia de la pareja o de cualquier otro agresor son las mujeres jóvenes y de edades medias entre 20 y 39 años, particularmente entre aquellas de 20 a 34 años, ya que 70 de cada 100 mujeres de esas edades han enfrentado al menos un episodio de violencia o abuso.

Es particularmente relevante la violencia sexual que han enfrentado las mujeres jóvenes entre 18 y 29 años; en estos grupos, la mitad de ellas ha sido agredida sexualmente. Asimismo, las niñas de 15 a 17 años presentan niveles muy altos de violencia sexual, emocional y física y, a su edad, ya han sido víctimas de abusos de diversa índole.

En 2018 se registraron 3,752 defunciones por homicidio de mujeres, el más alto registrado en los últimos 29 años (1990-2018), lo que en promedio significa que fallecieron 10 mujeres diariamente por agresiones intencionales.

El número de mujeres asesinadas durante 2018 es el más alto registrado en los últimos 29 años -1990 a 2018- por encima de los registrados en 2009 (1,925), que representa el año en que se rompió el umbral de los 1,623 registrados en 1992 que fue el más alto del periodo de 1990 a 2008. En 10 años 2009-2018, se duplicó el número histórico de 1,623 mujeres fallecidas por agresiones intencionales.

Entre 2016 y 2018, en promedio, diariamente murieron ocho mujeres en 2016, nueve en 2017 y en 2018 fallecieron 10, por agresiones intencionales.*

Es evidente que la información, y la desinformación, sobre la protesta de lunes y su reclamo legítimo, abunda en todos los medios, mayoritariamente dirigidos por hombres y sobre todo en las redes sociales, que a menudo se convierten en una Fuenteovejuna linchadora y justiciera.

Sin embargo, los datos están a la mano y es solo a través de la educación desde los grados más básicos y en la familia, que esta concientización podrá ver sus primeros frutos, acompañada también de contenidos menos estereotípicos y machistas que las televisiones privadas ofrecen como entretenimiento, pero que desafortunadamente fungen como educadores en un país que en esa y otras materias se encuentra totalmente en ruinas.

* Comunicado de prensa No. 592/19 emitido el 21 de noviembre. Comunicación Social INEGI

“Estadísticas a Propósito Del Día Internacional De La Eliminación de la Violencia Contra La Mujer Datos Nacionales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *