En Boca de Todos / ¿Y quién está a cargo del país?

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                               ¿Y quién está a cargo del país?

 

A un mes de que se cumple un año de gestión federal de la 4T, entramos pronto al horario de inverno, llego el penúltimo mes de este año y como arena entre los dedos se nos desvanece el 2019. Avanza inexorable el tiempo, sin embargo, hoy como ayer y anteayer, seguimos enfrascados en la agenda mediática que mandata el presidente. Todos los gobernantes, los líderes y representantes o dueños de los partidos y su política nacional, no miran que no ven. Igualito que antes.

 

Analizan, debate y discuten sobre sus mismas formas de gobernar, construyen muros lingüísticos para entretenernos y se aferran a sus palabras, sin atender la urgencia del fondo, la seguridad nacional que todos han puesto en riesgo.

 

El partido en el poder y las minorías de oposición ocupan todos los espacios noticiosos para recriminarse entre sí, elevan la voz en recintos oficiales para encararse y claro, encienden el ambiente político, simulan lucha de ideologías, pero en el fondo solo demuestran “el cobre”, es siempre la disputa por los votos.

 

En medio de todo este relajo, la prensa vuelve a ser cuestionada a sugerencia presidencial, las redes se ensañan y se vuelve a perder el mensaje.

 

Mientras tanto y ahora que nos ocupa el culto a los muertos, INEGI nos informa que el año pasado se registraron 722 611 defunciones, de estas 36 mil 685 han sido clasificados como homicidios, lo que nos refiere que la tasa de asesinatos a nivel nacional es de 29.3 homicidios por cada cien mil habitantes, cifra superior a la registrada en el 2017.

 

Los datos que se desglosan en el boletín oficial también detallan las defunciones por enfermedades, accidentes y suicidios; 88.4 por ciento murieron por alguna enfermedad, 11.6 por “causas externas” como accidentes, asesinatos y suicidios. Los homicidios representan la cuarta causa de muerte en hombres.

 

Por primera ocasión, el INEGI presenta los datos que tiene sobre muerte violenta, sin embargo no pueden clasificarse fácilmente ya que aducen que quien da aviso de la muerte, no siempre tiene los elementos claros para clasificarla como accidente, asesinato o suicidio. Así que las nuevas cifras no son contundentes.

 

Como sea y al trote que vamos, cerraremos el año entra la desventura y la desinformación, en una era que quiso sorprender con la promesa de otro cambio, pero que cada día nos confirma la regla, la política partidista es su urgencia nacional.

 

En Boca Cerrada

1 y 2 de noviembre día de muertos, 3 de noviembre día de muertas, el feminicido es otro dato estadístico que se confunde entre las cifras oficiales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *