LA BARRICADA / Una casa para todos

Una casa para todos

Cinthya Barrón

 

La Casa del Arte es de los pocos edificios históricos de Ciudad Victoria que conserva su esencia tanto en lo arquitectónico como en su origen de centro de enseñanza. Este edificio centenario fue cuna de generaciones de maestros en los tiempos en los que fue Escuela Normal hasta que en el año 1962 se convirtió en escuela de enseñanza artística. A partir de ese momento la Casa del Arte es un lugar referente para cualquier artista de la capital y hasta del estado. Muchas generaciones pasaron por sus pasillos con partituras, pinceles, lápices y cuadernos bajo el brazo.

Yo llegué a la Casa del Arte en mi temprana adolescencia para aprender a tocar el violín, desde la primera vez que entré y descubrí esos pasillos, ventanales y techos altos quedé fascinada. Un lugar tan bonito que pareciera estacionado en el tiempo era increíble en Ciudad Victoria. En Casa del Arte aprendí mis primeras notas, hice música por primera vez, tuve mi primer novio y descubrí lo que se sentía estar en una orquesta.

Como instrumentista de la Casa del Arte también supe lo que era viajar representando a un estado, gracias a los programas de gobierno tuve acceso a un violonchelo y pude conocer varias ciudades del país desde sus principales escenarios. Y sé que como mi historia en la música también abundan historias de teatro, danza y artes plásticas, de personas que al igual que yo ven en la Casa del Arte el inicio y parteaguas de su desarrollo artístico y personal.

Me siento profundamente agradecida con la escuela que me enseñó a amar y buscar la música, con todos los maestros que gracias a su paciencia y disciplina hacen que esta capital tenga una escuela de enseñanza artística pública a muy bajo costo.

Desde este espacio quiero felicitar a mi escuela, Casa del Arte, y a la dirección del arquitecto Ricardo Zárate Reséndiz que bajo el lema “La Casa es de todos” está haciendo posible que el arte y la cultura sean accesibles para todo público. Es un gusto ver los pasillos llenos de alumnos, una cartelera de actividades dentro y fuera de la escuela que demuestra que en Ciudad Victoria la vida artística está viva.

Estos son los primeros 57 años de Casa del Arte, una casa para todos. Y estoy segura que lo mejor está por venir.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *