La sufragista

Comparte con tus amigos

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

                                                           La sufragista

 

No, no todo está perdido, cuando se decide rescatar para visibilizar la vida y obra de una mujer como Amalia González Caballero de Castillo Ledón, tamaulipeca que trascendió a su tiempo y a su espacio, dejando huellas perennes que nos han allanado el camino. Sí votamos, es gracias a ella y más mujeres que como ella, con inteligencia y cultura sobrepasaron a los varones de su época, obligándolos a ceder espacios.

 

Ahora cuando la paridad política es ya una realidad, al menos en el slogan del legislativo federal, es necesario echar un vistazo al retrovisor para ver bien hacia dónde vamos y esta mirada de nosotras la pondrá en pantalla el documentalista Gerardo Villegas, que ahora mismo realiza una estancia de trabajo en la tierra de la tamaulipeca sufragista que culminó el movimiento por el cual la mujer mexicana pueda votar y ser votada.

 

Reconozco que me es difícil escribir de un escritor, periodista y editorialista tan premiado como el maestro Villegas Rodríguez, pero en una amena entrevista radiofónica que emite hoy a las 8 de la noche Radio UAT, me ha dejado conmovida, para bien, como he dicho al principio, no, no todo está perdido. Es un hombre preocupado por la situación actual de las mujeres, no comulga con tantos otros intelectuales que piensan que las manifestaciones feministas debieran ser en voz bajita y no a gritos, reconoce que el estado y la sociedad hemos fallado y tenemos mucho por hacer para cambiar la historia de las féminas de este país, y es ahí desde la recuperación de nuestra historia donde hace sus principales aportes.

 

Estudioso de Fredrich Nietzshe y Samuel Beckett, admirador de la música y el evento de Avandaro y conocedor de la música tamaulipeca, desde Rockdrigo, Rigo Tovar o Cuco Sánchez, emprende la titánica tarea de andar los pasos de Doña Amalia, la de “los ojos tan zarcos, la norteña de mis amores” a la que le cantaba Jorge Negrete.

 

Para Gerardo Villegas, este presente funesto, del techo de cristal, del piso pegajoso, el de los feminicidios, de las 400 llamadas de auxilio por violencia familiar, la era que sigue que invisibilizando a las mujeres, que en un informe presidencial no se apunta o que en opinión de la no primera dama, debe ser de manifestaciones más tersas, es justo el momento para hablar de ellas, las insumisas, las cultas, que como Sor Juana, que son borradas hasta de las marcas monetarias.

 

Amalia se verá tanto como sea posible en pantalla grande o en plataformas digitales, por la obra que fragua el documentalista que ha puesto sus ojos en “La Norteña”, la de Santander Jiménez.

En Boca Cerrada

Días de trueno, lluvia y viento fuerte son los pronósticos para nuestras regiones, es momento de atender las recomendaciones de protección civil, para prevenir accidentes fatales por la fuerza de la naturaleza.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *