¡El trabajo dignifica!… pero también estresa

Comparte con tus amigos

¡El trabajo dignifica!… pero también estresa

Cinthya Barrón

 

Hace días me llegó un correo de un proveedor de servicios que ofrecía una charla informativa sobre la entrada en vigor de la NOM 035 de la STPS que busca prevenir factores de riesgo psicosocial en la empresa. Desde hace meses circuló a manera de memes que a partir de octubre el patrón debe implementar medidas que eviten situaciones de tensión que afecten la salud mental de los trabajadores.

Y es que vivimos en un México que ha disfrazado el éxito y nos ha vendido la idea que una persona comprometida se debe dejar explotar, se nos ha engañado con la idea que en “echarle ganas” está la clave para mejorar la situación socioeconómica de nuestro país pese a los bajos salarios, las precarias condiciones laborales, las largas jornadas de trabajo y el nulo bienestar de las personas.

No es de extrañar el aumento de los índices de trastornos de ansiedad, estrés que deriva en actitudes hostiles y violencia laboral que se vive en nuestro país. Según esta nueva normativa los patrones deben vigilar y poner en marcha programas que reduzcan los riesgos psicosociales que pudieran padecer los trabajadores. De entrada suena muy bien, como todo en este país las ideas que tratan de proteger al trabajador tienen un origen genuino y positivo pero a la larga no dejan de ser bastantes ingenuos.

¿Cómo no sufrir de ansiedad y estrés cuando México es uno de los países con las jornadas más largas de trabajo? 8 horas al día, durante seis días a la semana. Y lo peor es que en estas largas jornadas no hay una regulación sobre los “horarios quebrados” en los que el trabajador invierte hasta 12 o más horas de su día en atender las necesidades de la empresa. Y no solo eso, hasta parece que la empresa otorga el “favor” de permitirle comer al empleado, ir al baño, incluso tener un asiento.

Y ni hablemos de los salarios, prestaciones o seguridad social. En México se trabajan demasiadas horas y se paga muy por debajo de la renta promedio de lo que puede percibir un habitante de un país en vías de crecimiento. Yo sé que el tema del salario mínimo es un indicador económico y una medida que debería ser una referencia a la hora de ofrecer contratos, sin embargo las empresas han usado el salario mínimo como una norma para dar lo menos y sacar el mayor provecho. Y ni hablar de los contratos por servicios profesionales que tienen, sobre todo a los jóvenes, en la peor de las situaciones y limbos laborales y tributarios.

Alguna vez escuché que en México las leyes funcionan solo como “consejos para portarse bien”. La NOM 035 me suena más a una sugerencia de trato y no a una regulación seria, porque todos sabemos que de la puerta de la oficina o empresa hacia dentro las cosas y los patrones funcionan muy diferente a lo que prometen en la primera entrevista. Ojalá me equivoque y a la larga mejore la situación de los trabajadores, porque al paso que vamos en México será más redituable y emocionalmente estable vivir de los programas sociales o irse a la montaña que pertenecer a una nómina laboral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *