La hora estelar

Comparte con tus amigos

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

La hora estelar

 

Hay quien cruza el pantano y no se enloda, pero en cuestión de política, a todos los alcanza su pasado; aun sin juicio concluido, los políticos siempre temen más al juicio mediático y a la despiadada crítica de sus oponentes. En horario estelar la tercera televisora de mayor audiencia en México, en exclusiva, nos trae de regreso al de la risa burlona y la abundancia desmedida, Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz.

 

Con un as bajo la manga, sale al aire quien se autodefine como “preso político” de Peña Nieto, narra su verdad y acusa complot en su contra, con nombre y apellido etiqueta a los próximos a subirse al tren de la trama que nunca acaba, y enloda a propios y extraños, correligionarios o no, pero salva al presidente actual.

 

El político dice que sólo buscaba salvaguardar a su familia, explícito hace señalamientos que suponen un pacto con el gobierno anterior para su entrega con circo, maroma y teatro, se prestó para una transmisión televisiva y aceptó su renuncia anticipada, con tal de defender su patrimonio.

 

Ahora, dos años después, se entiende aquella risa burlona que le acompañó en el montaje de su captura, con su andar seguro que todo le saldría bien, porque merecía abundancia, al igual que los que le acompañaban en el poder y el teatrito aquel, pero algo falló, alguien no cumplió, se desesperó y hoy irrumpe en la escena mediática, de nuevo con exclusividad, y la historia continuará como si en este país aún quedará un crédulo que tome por cierto lo que pasa en la escena cómica y trágica de la política a la mexicana.

 

En Boca Cerrada

En las redes sociales se vive la locura de la FaceApp, un filtro de hiperrealismo, que muestra cómo se vería uno con unos veinte años más y para estar a tono con  la moda, algunos medios hicieron la práctica de este filtro con las fotos de políticos como AMLO, Peña Nieto, Ebrad, Calderón y Sheibaum, a todos la vejez les sienta bien, pero es solo ficción aumentada, con la vida tan agitada que llevan, quien sabe si lleguen así como se les pinta.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *