Otra carta eufemística

Comparte con tus amigos

En  Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Otra carta eufemística

 

Si le va bien al presidente, le va bien a México, han dicho esto, todos los políticos de todos los tiempos sean afines o no al partido en el poder, es una liturgia que muchos emulan para sintetizar que todos queremos nos vaya bien a todos. Por esto, es inquietante la renuncia del hasta ayer Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, se va y deja la víbora chillando, acusa “conflicto de intereses” al interior de la 4T.

 

Otro que no puede con los modismos de López Obrador, debe ser muy difícil tenerlo como jefe y más tratar de decirle las verdades para que tome decisiones atinadas por el bien del país. La carta de renuncia de Urzúa es muy parecida a la de Germán Martínez, reflejan impotencia ante la práctica de la gobernanza actual que nadie entiende.

 

Influyentísimo, aplicación de políticas públicas sin sustento y “extremismo” para la toma de decisiones es lo que han visto los funcionarios que optan por abandonar el barco. Se van y se despiden con cortesía, enviando una misiva para ser pública y que todo México se entere, que no fallan ellos, que es el dueño del timón el que no sabe conducir el barco.

 

Lo bueno es que no son insustituibles, gobernar es fácil les ha dicho su jefe, lo malo es que con cada movimiento se zarandea a toda la nación y da la impresión al mundo de que aquí, a la gestión federal actual, aún no se le acomodan las calabazas en su trastabillado andar.

 

“Las discrepancias en materia económica e inclusos imposiciones” fue la gota que derramo el vaso del ex funcionario, y la respuesta presidencial ha sido “que no se puede poner vino en botellas viejas”

 

Las cartas de renuncia van dirigidas al presidente y llevan una evaluación de como encontraron la administración y como la están conduciendo con bonhomía los que se van, entregan un análisis de la crítica situación que detectaron en el aparato gubernamental, pero muy seguramente así como las recibe, las manda al bote de la basura y hace caso omiso a las recomendaciones que ahí le escriben.

 

Empecinado AMLO explica que los que abandonan el gabinete, que suman doce a la hora de cerrar esta columna, no entienden sus estrategias, que no les place el cambio, “se cimbra, rechina y hay a veces incomprensión, dudas, titubeos” pero él va derecho y no se quita.

 

Llega a la Secretaría de Hacienda, Arturo Herrera que deberá ser ratificado por los legisladores en periodo extraordinario y quizás deje inconcluso el doctorado que cursaba en Nueva York, es egresado de la Autónoma Metropolitana, con maestría por el Colegio de México y fue secretario de finanzas cuando López Obrador fue regente en la CDMX, son viejos conocidos.

 

En Boca Cerrada

El fenómeno de la corrupción en México es analizado por personal del Congreso del Estado en los cursos de actualización y capacitación dirigido a sus trabajadores, mediante este ejercicio se busca ofrecer herramientas para comprender los retos del proceso de creación de normas jurídicas, así como las prácticas que sustentan actualmente el proceso legislativo y su impacto decisorio en la representación de los intereses de la sociedad tamaulipeca.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *