Pasaban en silencio nuestros dioses

Comparte con tus amigos

“Pasaban en silencio nuestros dioses” de Héctor Manjarrez

Cinthya Barrón

 

Desde hace cuatro años he adoptado la costumbre de leer libros de la biblioteca pública y prácticamente me ha tocado “estrenar” varios de ellos que pese a los años en las estanterías –algunos con fechas de colofón mayores a mi edad- permanecen en el olvido, o mejor dicho en la espera de ser descubiertos. Hace un par de semanas me aventuré con la novela “Pasaban en silencio nuestros dioses” de Héctor Manjarrez y me encontré con un libro prácticamente nuevo cuyo crujir de lomo al pasar de páginas revelaba que quizá desde haber sido colocado en estantería no volvió a ser tocado en casi veinte años.

Y es una lástima porque la novela de Manjarrez es una lección de escritura creativa para quienes tenemos inquietudes literarias, a la par de ser la descripción y reflexión de una época e ideologías que ahora parecieran objetos de museo pero que hace treinta años eran la esperanza de que un día el socialismo y la izquierda triunfarían. Y no solo el socialismo, la comunidad artística, la justicia, el feminismo, la emancipación de los hombres ante el machismo, una época en la que la sociología y la antropología estaban ahí para analizar y pronosticar el futuro. El breviario intelectual de izquierda y sus manifestaciones culturales se encuentran a lo largo de la novela, en el grupo de amigos que perteneció al movimiento estudiantil del 68 y que al paso de los años busca su lugar ideológico en un México que cambia y que en breve se rendirá a los brazos del neoliberalismo. La comunidad artística se reunía en torno a los ideales políticos de redención del pueblo y aunque había temor de los gobiernos represores del priísmo de antaño, la voluntad por denunciar y crear estaban ahí, siempre latentes, como una resistencia civil que se alimentaba de la militancia que no se compraba con becas y apoyos de gobierno.

En el último capítulo de “Pasaban en silencio nuestros dioses” Héctor Manjarrez toma el funeral de José Revueltas como el mejor escenario y metáfora para hablar con melancolía de todo esto, del movimiento estudiantil del 68, de la vida y los andares de Revueltas y lo que representó no solo para las letras sino para la militancia mexicana y las personas que lo conocieron. También describe cómo estas pasiones políticas se fueron fundiendo en el silencio. No sé usted, pero a mi este tipo de reflexiones me llegan en lo más hondo de mi corazón que fue formado en el marxismo y las humanidades. Por eso al terminar de leer esta novela me invadió un sentimiento de orfandad, la belleza de las palabras de Manjarrez me lanzó a la lona del anhelo de los ideales que sabemos no dominarán este mundo. Y así estuve varios días, que coincidían con las vísperas del 2 de octubre, buscando de nuevo una brújula y en mi condición de huérfana busqué refugio en los textos de José Revueltas. Es doloroso pensar en la sociedad que queríamos ser, la sociedad que somos y los cambios que no podemos lograr. El mayor poder de un texto es no dejar al lector indiferente, de ahí que la prosa literaria y política de Revueltas resulte tan oportuna para estos tiempos.

Por último no puedo dejar de acotar que hace un par de días se conmemoró el 2 de octubre de 1968, fecha que representa un antes y un después del siglo XXI mexicano. Fecha que me hace recordar que las universidades deberían ser ese lugar donde convergen ideas y conocimiento, donde los estudiantes y la pluralidad de opiniones deberían ser el eje central y no la voz institucionalizada de los intereses del sistema y del gobierno en turno. Para mi ese es en esencia el espíritu de la universidad pública y autónoma. No olvidemos el 2 de octubre, al contrario, hagámosle justicia histórica al 2 de octubre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *