En Boca de Todos / Sin tantita…

En Boca de Todos

Por Guadalupe Escobedo Conde

 

Sin tantita…

 

Desde el “ningún chile les embona” al “ya sé que no me aplauden” pasando por son “la prole” y el cambio de nombres de ciudades por estados o viceversa, así como los trabalenguas que en cada discurso teníamos que interpretar para entender un poco lo que quiso decir el presiente, son el legado de la administración que se va. ENRIQUE PEÑA NIETO, además de obras inconclusas, promesas no cumplidas, compromisos eludidos y omisiones ante graves faltas a la humanidad, nos deja un gran legado de dichos, refranes y palabrejas que llegaron para quedarse en el léxico humorístico mexicano.

 

Fue el presidente que aseguró que la corrupción es un mal cultural de México, acuñó la idea de que era un ser incomprendido, que no lo entendíamos y terminó diciendo que llegó a ser el presidente, sin saber lo que le esperaba, creyendo que sería fácil. Ya se ha escrito mucho sobre sus yerros, pero la historia aun no acaba, así que seguramente se seguirá derramando tinta sobre él, más, cuando se termine por ir, impune, como todo indica.

 

En el último mensaje del sexenio, sin tantita vergüenza, reiteró lo que él cree que hizo bien para toda la república, sin tantita autocritica, bañado en autoelogios, se mostró satisfecho durante los 180 minutos de transmisión de un informe como los de antes, pleno de aduladores y falacias.

 

Acompañando sus dichos con audio e imagen en video, habló de un México incluyente, uno próspero, uno seguro, saludable y casi sin pobres, resaltó las reformas estructurales, haciendo énfasis en la educativa, hizo reconocimiento a las fuerzas armadas, presumió que atajó la pobreza extrema, tan es así que en una década podría desaparecer, su totalidad, dijo que se invirtió más que los dos sexenios anteriores, arrancó aplausos entre el público asistente, pero no en las redes sociales.

 

Lo vi todo, lo escuche todo, quede patidifusa con todo lo que me contó, pero no le creí nada. ¿Usted le cree?

 

En  Boca Cerrada

Las pavimentaciones fantasmas existen en casi todos los municipios del país, por muchos años algunos alcaldes corruptos, han reportado ante la federación obras que no realizaron, Victoria al igual que otras ciudades del estado enfrenta esa problemática, no se puede pedir al gobierno actual que se pavimente algo que ya en el sistema esta reportado como un hecho, gastado el dinero, comprobadas con fotografías y auditorias un millar de calles que en la realidad siguen siendo veredas de fango, lo mismo ocurre en acciones de agua potable, electrificación, infraestructura escolar, programas de salud o seguridad. 

 

Seguramente que la corrupción no acabará el día dos de diciembre, pero por lo menos saldrán a flote tanta maldad y ratería que se cometió por décadas contra la población, aunque nadie pague por ello.

 

En la nube

#LágrimasDeCocodrilo.- Las imágenes dicen más que mil palabras, esposa e hijos del que se va, son los que más sufren por el término del sexenio.

 

@LupitaEscobedoConde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.