LA BARRICADA / La vida somos todas

Axolotl Blues

Cinthya Barrón

La vida somos todas

 

Durante mis años de universitaria, en México se vivió el debate y posterior legalización del aborto en la ahora CDMX. Una de las maestras de mi carrera de origen británico constantemente nos comentaba en clase que le parecía muy curiosa la postura de los grupos pro vida por el tema del aborto, lo cual es legal en su país desde hace varias décadas. Después de esa histórica legislación local, el tema del aborto legal en el resto del país no se volvió a tocar en los congresos. Grupos feministas buscan si bien ya no la legalización, al menos la despenalización del aborto en los estados.

Este jueves 14 de junio en América Latina amanecimos con una noticia que nos llegó desde Argentina: el Congreso de Diputados aprobó la legalización del aborto. Es el primer gran paso de una lucha de décadas, feministas argentinas han marchado para hacer visible una petición que en países de primer mundo es parte de los derechos reproductivos universales: aborto legal y seguro. Aún falta que el senado dé luz verde a esta iniciativa de ley, y aunque hay grupos conservadores tratando de dar atrás este cambio histórico lo cierto es que la lucha por los derechos reproductivos de las mujeres es algo inminente.

Mientras que en Twitter todo era celebrar este gran paso para las mujeres en América Latina, en mi muro de Facebook encontré otra perspectiva del tema. Personas que estimo y valoro mucho tienen una completa negativa al aborto, lo cual respeto, sin embargo las ideologías y convicciones personales deben quedar en ese plano, en lo personal, y dejar de decidir sobre el cuerpo de alguien más.

Negarle el aborto legal y seguro a una mujer es como negarle a un diabético su tratamiento porque no hizo ejercicio, no comió saludable o no quiso bajar de peso. Quizá es un ejemplo muy burdo pero es el primer argumento que muchos hacen para satanizar al aborto y dicen “que se cuide si no quiere tener hijos”. ¿Y qué pasa en comunidades donde la educación sexual y la anticoncepción son nulas? ¿Qué pasa con las niñas que no conocen su cuerpo y tienen escasa información sexual y se embarazan antes de los 15? ¿Por qué los embarazos no deseados siempre tienen que ver con las mujeres y no se habla de también educar a los hombres para evitarlos?

Estoy a favor de la vida, especialmente de las mujeres. Mientras el aborto no sea legal habrá muchas mujeres que seguirán muriendo por practicarlo en la clandestinidad. La vida somos todas, la vida es luchar por nuestros derechos y también respetar las convicciones de los demás. En Argentina es casi un hecho, ahora falta esperar a que en México sea una realidad nacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *