Me quiero morir, pintura de Julio Galan, 1985.

Julio Galán el pintor cuya magia sigue devorando almas

Comparte con tus amigos
  • Murió hace 11 años dejando obras actualmente codiciadas por los coleccionistas.

Hace 11 años falleció uno de los más perversos ángeles caídos en el mundo de los hombres, un dulcísimo demonio, encarnado en pintor, cuya magia sigue devorando almas: Julio Galán murió el 4 de agosto de 2006.

Viajaba en avión de Zacatecas hacia Monterrey cuando sufrió un derrame cerebral. Tenía 47 años, una obra espectacular codiciada por coleccionistas principalmente extranjeros, y una vida rodeada por retorcidos mitos que él mismo se encargó de forjar.

Nació el 5 de diciembre de 1959 en Múzquiz, Coahuila, donde se pretende convertir en museo la casa de su abuelo; ahí pasó su infancia. Sin embargo, fue en la capital de Nuevo León donde ocurrieron sus más brillantes andanzas en el arte y sus cuitas personales.

En 1981 Galán ganó el premio de adquisición del Salón Anual de la Plástica y expuso en el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México.Ocho años más tarde participó en la exposición colectiva Magiciens de la terre, del Centro Georges Pompidou, en París, en la que compartió créditos con Louise Bourgeois, Daniel Buren, José Bedia y Marina Abramovic.

También participó en 1983 en la Bienal de La Habana, Cuba, y en 1987 en la Feria de Arte Basel de Basilea, Suiza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *