Mujer comprometida con Tamaulipas

Recibe el Instituto de Investigaciones Históricas el archivo documental de la escritora Altaír Tejeda

Comparte con tus amigos

Sus habilidades como narradora, poeta, dramaturga, cronista, maestra y periodista, convirtieron a la victorense Altaír Tejeda de Tamez en una distinguida tamaulipeca.

Nació en la capital del Estado el 23 de octubre de 1922 y desde temprana edad mostró su gusto por la literatura, la escritura y el arte. Al terminar la preparatoria, decidió migrar a la Escuela Nacional de Maestros en la Ciudad de México para estudiar como profesora de Educación Primaria y más tarde obtuvo la licenciatura en Filosofía y Letras por la Universidad de Coahuila, formación que continuó con la Maestría en Lengua y Literatura Hispánica en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

A lo largo de su vida Altaír Tejeda obtuvo varios reconocimientos.
A lo largo de su vida Altaír Tejeda obtuvo varios reconocimientos.

Inició en el mundo de las letras tras publicar en 1952  “30 minutos, ensayo de poesía” y continuó con la narrativa al escribir “El perro acomplejado” en 1958. Escribió 16 libros, una novela, 1 ensayo y 7 guiones para obras de teatro, en la que destaca “Otoño muere en primavera”, la cual recibió el premio “El Nacional”.

Su habilidad como escritora la llevó a publicar varias obras de teatro.
Su habilidad como escritora la llevó a publicar varias obras de teatro.

Tejeda también dejó su esencia en la columna “Ventana Dominical” en el Periódico El Diario de Ciudad Victoria, en la que relataba crónicas de la vida cotidiana.

Recibió la Medalla al Mérito “Luis García de Arellano”, presea que otorga anualmente el Congreso del Estado de Tamaulipas a los tamaulipecos destacados.

Libros que plasman el trabajo de la autora en poesía y narrativa.
Libros que plasman el trabajo de la autora en poesía y narrativa.

Otros de los rubros de su trayectoria fue su trabajo en el servicio público, pues se le reconoció su aportación a la cultura y el arte desde los cargos que ocupó, por ser una mujer comprometida en crear un Tamaulipas más sensible.

Hoy sus obras y archivo documental fueron donados al Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, lugar desde donde sus textos serán expuestos para consulta y para enamorarse a través de sus letras, viendo desde su perspectiva un México que tuvo mucho que decir en aquel momento y que es mediante su escritura que nos podemos imaginar la época.

Archivo documental que recibió el IIH de la UAT.

Archivo documental que recibió el IIH de la UAT. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *